Al alza, así cerraron los índices al otro lado del Atlántico tras una sesión en la que las cifras de venta de viviendas devolvieron al mercado algo de confianza. Así, el Dow Jones  de Industriales subió un 0,97 por ciento, a 10.525,43, el índice Standard & Poor's 500 ganó  un 1,12 por ciento hasta los 1.115,01 puntos mientras el tecnológico Nasdaq Composite avanzó un 1,19 por ciento hasta los 2.296,43 puntos.
Wall Street cerró con signo negativo. El Dow Jones  de Industriales subió un 0,97 por ciento, a 10.525,43, el índice Standard & Poor's 500 ganó  un 1,12 por ciento hasta los 1.115,01 puntos mientras el tecnológico Nasdaq Composite avanzó un 1,19 por ciento hasta los 2.296,43 puntos.

Entre las compañías protagonistas se sitúa FedEx que elevó su previsión de ganancias y sus acciones subieron un 5,6 por ciento. La decisión de la firma de entrega de paquetes y servicios para empresas valida el optimismo de quienes creen que la recuperación económica es menos frágil de lo muchos creen. Las acciones de FedEx cerraron a 83,39 dólares, lo que ayudó al índice de transporte del promedio industrial Dow Jones a ganar un 2,6 por ciento.

El índice S&P 500 cerró por encima de los 1.100 puntos por segunda sesión consecutiva. Para algunos inversores ese dato tiene una importancia clave porque representa el máximo del rango de operaciones en el que el índice se había movido durante el mes pasado.

En otro punto destacado, el S&P 500 también subió por encima del promedio de movimientos diarios de 200 días, que es de 1.113,71.