El sistema bancario alemán ha salido bien parado en términos generales de las turbulencias del mercado financiero originadas por la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, según el Bundesbank. En su informe sobre estabilidad financiera, el banco central señala que aunque aparecieron algunos problemas aislados, el propio sistema bancario se encargó de resolverlos. La entidad añade que el impacto de la variación en las condiciones en el sistema financiero global influirá en las cuentas de resultados de los principales bancos alemanes en el segundo semestre de este año.
Respecto a Estados Unidos, el banco señala que los riesgos de que su economía se debilite más han aumentado de manera significativa. Sin embargo, el Bundesbank entiende que "teniendo en cuenta la situación actual, esto no representa una amenaza seria para el desarrollo económico de Alemania". Eso sí, siempre que no se produzca una recesión en el entorno de EEUU y que no se produzcan nuevos shocks que aumenten los riesgos.