El riesgo de que se produzca un movimiento abrupto en los tipos de cambio de las divisas no ha disminuido, advierte el Bundesbank, para añadir que el dólar podría afrontar una nueva bajada desordenada si los inversores le dan la espalda a las inversiones denominadas en dólares. A pesar de la reducción general de los desequilibrios globales en los últimos meses, los riesgos de movimientos abruptos en las divisas extranjeras no se han reducido.
Existe la posibilidad de que los inversores extranjeros realicen cambios en sus carteras a costa del dólar, sobre todo en el caso de que se produzca una ralentización mayor de lo previsto en Estados Unidos o de que haya fricciones en su sistema financiero, añade. El banco central alemán en su último informe de Estabilidad Financiera asegura que "esto podría provocar una depreciación desordenada del dólar", para añadir que "parece que nuevamente el cierre de posiciones en carry trades está aumentando significativamente la volatilidad de los mercados de divisas extranjeros".