La tendencia no cambia aunque el Ibex 35 estrene semestre. El selectivo “cierra el chiringuito” con un recorte semanal del 2,67% y tras marcar un nuevo mínimo anual en 11.765,90 puntos. Desde el ámbito macroeconómico las noticias, lejos de calmar los ánimos, avivaron el fantasma de la inflación y confirmaron que la situación es cuando menos delicada. A la renta variable, con la mirada fijada en el BCE que subió los tipos de interés en 25 puntos básicos tal y como se esperaba, se le atragantaron tres de las cinco sesiones de la semana. Es curioso, pero entre los expertos consultados por Estrategias de Inversión, más que nunca, prima la cautela, la precaución y el mirar los toros desde la barrera. Si aún así hay voluntad de entrar en bolsa, la tónica no cambia: atención a los blue chips.
El Ibex cerró otra semana de pérdidas (-2,67%) y vestido de rojo. El selectivo comenzó el semestre con mal pie y con la atención puesta en el Banco Central Europeo, su presidente Jean Claude Trichet anunció una subida de tipos de 25 puntos básicos –que el mercado ya había descontado- y tranquilizó en cierta medida a los inversores al cerrar la puerta a nuevos aumentos del precio del dinero, al menos en el corto plazo. En opinión de David Ardura, gestor de renta variable de Gesconsult el discurso de Trichet “ha sido más suave de los que se podía esperar, porque el gran miedo del mercado era que entráramos en un cambio de ciclo en los tipos”. Sin embargo, para Alexis Ortega, Director general técnico de Finagentes Gestión, con una inflación de esta envergadura “hay que esperar varias subidas”. Trichet admitió que la inflación se mantendrá en un nivel muy por encima del objetivo de estabilidad hasta el año próximo y la realidad no hace sino confirmar que las turbulencias económicas están ahí: el Índice de Precios de Consumo (IPC) preliminar de la eurozona aumentó tres décimas en junio y se situó en el 4% interanual lo que según Ignacio Cantos director de renta variable de Atlas Capital, “desató los rumores o temores de que esta subida pudiera ser no sólo de 25, sino de 50 puntos básicos”. Atendiendo al bolsillo de los españoles, el Euríbor, tipo de interés al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, cerró el mes de junio en el 5,361%, con lo que marcó un máximo histórico mensual, al situarse 0,113 puntos por encima del nivel más alto de toda su historia, el 5,248% que alcanzó en agosto de 2000. En nuestro país, la tasa de paro de junio subió por primera vez en un mes de junio desde hace doce años y la confianza del consumidor descendió 4,7 puntos respecto al mes de mayo, hasta los 51,7 puntos, con lo que se situó en el nivel más bajo desde el inicio de la serie, en septiembre de 2004. El Gobierno además reconoció que vienen tiempos de vacas flacas, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, afirmó que la economía española tendrá un crecimiento en el segundo trimestre "algo" inferior al 0,3%, cifra que se registró en los tres primeros meses del año y José Luis Rodríguez Zapatero insistió en calificar la situación de la economía española como de "deterioro", aunque reconoció la "crisis" que está atravesando el sector de la construcción español sobre el que el Ejecutivo proyectará un paquete de medidas que supondrán una inyección adicional de 15.000 millones de euros para el sector en 2009 y en 2010. Así las cosas, la renta variable también ve como la situación se torna complicada, el volumen negociado en Bolsa cayó un 41,6% durante el mes de junio, al situarse en 105.343,86 millones de euros, frente a los 180.402,10 millones registrados en el mismo mes del año anterior. En opinión de Samuel Sierra Serrano, de Eurofinanzasbolsa.com cuando hay tantos nervios “el análisis técnico desaparece” y considera que, de continuar “este clima tan sumamente pesimista”, el selectivo del continuo podría buscar el soporte en los 11.000 puntos “sin ningún tipo de duda”. Este experto asegura que es probable que nos quedemos en el camino con 11.500 puntos y tilda como responsable al “tremendo pesimismo que hay en el mercado”, pero sobretodo a “los nervios” y a la enorme “volatilidad” que se está viviendo. Alberto Rodríguez, Director de renta variable de Hermanos Moro tampoco lo ve nada claro, “no es el momento más adecuado para estar en renta variable tomando posiciones” y aconseja “estar fuera para evitar pérdidas”. Casi hay unanimidad entre los expertos, José Manuel Ollero Jefe de Análisis de Noesis considera que “no es momento de buscar suelos” sino que es “mucho mejor” dejar que las cesiones sigan su curso, así como “vigilar la evolución del selectivo” a la espera de que aparezca alguna señal que nos permita favorecer un sesgo de trading alcista que “de momento no tenemos”. Protagonistas de la semana
El petróleo Por si fuera poco, el precio del crudo sigue subido a la noria y esta semana llegó a sobrepasar los 146 dólares el barril tipo Brent. Mientras, Arabia Saudí a través de su ministro de Petróleo y Recursos Minerales, Alí Al Naimi, aseguró que actualmente el mercado no tiene problemas de restricciones en la oferta de petróleo y que los elevados precios se deben a otras razones, principalmente a la especulación. En declaraciones a los medios de comunicación en el marco del 19 Congreso Mundial del Petróleo, Al Naimi señaló que la primera causa de la subida del petróleo es la entrada en el mercado de grandes inversores. Los expertos apuntan que los precios se han visto influenciados por la debilidad del dólar, un incremento de la demanda y la preocupación por alteraciones en el suministro del crudo en Oriente Medio y África. Además la debilidad del dólar impulsa a los inversores a buscar mercados más rentables. Y cuidado porque los precios pueden subir aún más tras el aumento de tipos por parte del Banco Central Europeo. Junto a estos factores hay que añadir situaciones geopolíticas, como las tensiones entre EEUU e Irán por el programa nuclear iraní. Los analistas añaden así mismo factores especulativos, Juan Carlos Castillo Montero, Director de análisis de Capital Bolsa, considera que es verdad que parte de ese precio que se paga ahora por encima de los 140 dólares el barril “suponga un componente especulativo”, recalca. Y –continúa- “las compañías del sector dicen que no y, los organismos oficiales dicen que sí, pero nosotros –Capital Bolsa-, creemos que lo importante es que el precio del petróleo es estructuralmente alcista”. Añade además que “la posibilidad de un incremento de la oferta para los próximos meses, no es muy elevada, ya que los campos petrolíferos en Irán, Irak y, Arabia Saudí están llegando a su zénit de producción”. Ignacio Cantos plantea incluso la posibilidad de que se puedan “cambiar algunas normas para recortar el precio del petróleo”. Sobre el oro negro, Álvaro Winzer , Director de Gestión de Fortis Banca Privada mantiene que “hasta que no veamos el petróleo a 135 ó -al menos- por debajo de 140 dólares al mercado le va a costar mucho recuperar niveles”. Sector Financiero Sin pena ni gloria, así parecía que transcurriría la semana para el sector financiero español. El único valor que hasta el viernes saltó a la palestra y en Europa, fue UBS. Los analistas anunciaron que la entidad podría realizar otra revisión a la baja de sus previsiones de beneficios en el segundo trimestre, ya que el mercado de titulizaciones hipotecarias sigue deteriorándose y los problemas continúan acumulándose en su división de banca privada. UBS salió a desmentir que necesite recurrir a una ampliación de capital, si bien reconoce que en el segundo trimestre su balance podría ser negativo. El banco ya ha acumulado pérdidas de unos 10.000 millones de euros como resultado directo del colapso de ese sector y los analistas temían que el segundo trimestre arrojara nuevas pérdidas de entre 2.000 y 4.000 millones de francos. En las estimaciones de la entidad –que presentará resultados el próximo 12 de agosto- establece unos resultados iguales o ligeramente inferiores al punto de equilibrio, es decir, el punto en donde no existan perdidas ni ganancias. Pero llegó Goldman Sachs y puso un informe sobre el sector financiero europeo encima de la mesa y se revolucionaron todos los valores, a la baja claro está. El mazazo de la casa americana se centra en nuestro país en dos valores: Santander y Bankinter. En concreto, Goldman Sachs, rebaja la recomendación sobre las acciones de la entidad cántabra de comprar a neutral y su precio objetivo de 15,9 a 13,8 euros. Además, recorta la nota de Bankinter de neutral a vender con el precio objetivo a 12 meses cayendo de 11,4 a 7 euros, mientras que Sabadell sigue en la lista Conviction Sell, con un precio objetivo de 4,7 euros por título. La entidad americana considera que los bancos europeos siguen viéndose acuciados por la posibildiad de nuevas ampliaciones de capital y no descarta que puedan verse obligados a realizar una ampliación de capital por 60.000 millones de euros adicionales. Además, Goldman cree que las acciones de los bancos europeos siguen viéndose acuciadas por la posibilidad de nuevas ampliaciones de capital, el endurecimiento de los requisitos de capital y un bache más severo en el ciclo de crédito, por lo que rebaja las estimaciones de beneficios para más de 40 bancos en Europa en el periodo 2008-2010. Según explica Ana Rafels, analista técnico de Bolsacash, el sector bancario es “el sector clave”. Aún quedan noticias negativas por salir. En el caso de Bankinter, penalizada duramente por Goldman, “presenta un aspecto técnico muy deteriorado”. En el día de hoy ha perdido el soporte de los 7 euros y “sino los recupera en la sesión de hoy podría ir a buscar los 6,81-6,18 euros”. En cualquier caso si su situación técnica era complicada “ahora se queda peor”. El Banco de España apuntó esta semana que las consecuencias de la crisis podrían pasar por una concentración en el sector. Aunque los bancos españoles evitaron cualquier impacto directo de la crisis de las hipotecas "basura" de Estados Unidos, los efectos de segunda ronda derivados de ella y el frenazo del sector inmobiliario podrían generar una nueva fase de consolidación, opinan los reguladores y los banqueros. La crisis del mercado de hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos ha dejado como secuela un incremento de los costes financieros para los bancos de todo el mundo. Las condiciones de financiación más estrictas, a su vez, han precipitado una desaceleración cíclica que ya había comenzado en la hasta hace poco pujante economía española, que ahora flirtea con la recesión. Los bancos españoles, acostumbrados a años de alto crecimiento crediticio, se enfrentan a un doble desafío: el aumento de la morosidad y la ralentización del crecimiento crediticio. A Eduardo Bolinches, director de Bolsacash.com tampoco le parecen atractivos los bancos, “No entraría porque cuando toca rebote, obviamente toca a los valores de primera fila no contagiados por el pánico”, pero “BBVA y Santander han seguido a la baja” y “BBVA tiene aún un peor escenario” además “aunque los veamos baratos hay que esperar a que apriete el calor porque más adelante, cuando estemos en la playa, será el momento de comprar”. OHL La empresa constructora OHL (Obrascón Huarte Laín) entró el día uno en el principal índice selectivo de la Bolsa de Madrid, Ibex-35, en sustitución de Sogecable, según decidió el Comité Asesor Técnico del selectivo en su reunión del pasado 10 de junio. Sogecable fue excluida del índice el pasado 12 de mayo, una vez finalizado el plazo de aceptación de la opa formulada por el Grupo Prisa. El presidente del grupo constructor, Juan Miguel Villar Mir, ya anunció en mayo que esperaba que OHL formara parte del Ibex-35, al considerar que "la compañía cumplía el requisito que se refiere al nivel de capitalización bursátil" -OHL alcanzó una capitalización bursátil de 1.889 millones de euros y fue elegida entre otros candidatos el grupo Prisa o Solaria. Se dejó más de un 4% en su primera sesión dentro de las 35 compañías más importantes del selectivo y terminó la semana con un recorte desde su estreno del 3,26%. Tal y como explicó Ignacio Cantos, “ha sido una compañía bastante olvidada” y asegura que está “bastante saneada, muy dedicada a la diversificación, situada en países de gran potencial como Brasil”. En este sentido considera que “es una opción interesante”, aunque reconoce que “a día de hoy no está barata”. Para Diego Herrero, subdirector de inversiones de Gestifonsa, “las constructoras no es el sector en el que habría que estar en estos momentos”. Eduardo Bolinches por su parte mantiene que “el soporte de OHL, bueno por poner uno, lo veo en 18,50 euros, sabiendo que el valor es bajista”. De hecho el experto matiza que “tampoco haría apuestas por él porque es bajista y luchar contra la tendencia nos cuesta mucho dinero”. Recomendaciones Entre las recomendaciones establecidas por los expertos, hay quien apunta a que lo mejor es estar en liquidez y olvidarse del mercado. Ana Rafels, mantiene que “estamos en tiempos difíciles y lo peor es lo que se avecina” y no sería partidaria de entrar en el Ibex hasta que no supere los 12.100 puntos “pues corremos el riesgo de quedarnos atrapados”. La tendencia desde el punto de vista técnico es bajista “y mientras no veamos rebotes mayores- 12.100 puntos con objetivo en 12.600 puntos- no vamos a aprovecharlo”. En esta misma línea se mostró Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI que advirtió que “si uno quiere irse tranquilo en verano, hay que estar fuera del mercado”. Alberto Rodríguez apuesta igualmente por estar fuera de la renta variable, “el Ibex35 ha perdido los niveles importantes que teníamos como referencia tiempo atrás” y añade que “mientras veamos que los soportes se van perdiendo la mejor postura es la liquidez”. Samuel Sierra Serrano matiza que hay que “dejar que el mercado se tranquilice y dejar que se forme algún tipo de figura de soporte”. A su juicio, no hay, en estos momentos, ninguna opción clara para “apostar al alza o para invertir de forma larga”. "Este año se están rompiendo todos los soportes”, concluye. Aunque bajo el paraguas de la prudencia, David Ardura mantiene que “se puede entrar en compañías con mucha visibilidad y aprovechar las caídas del mercado”. Unas caídas que -en su opinión- “al ser indiscriminadas suelen generar oportunidades”. Una semana más, los pesos pesados del selectivo están en la diana de las recomendaciones, Ana Rafels apostaría por Telefónica (en el caso de que el Ibex superara los 12.000 puntos, eso sí). Javier Barrio se apunta a comprar las matildes, la operadora “es una apuesta clara por varios motivos”. En primer lugar, Barrio enuncia “la diversificación internacional que el mercado valora positivamente”. Y en segundo lugar, porque se ha erigido como alternativa defensiva “cuando el resto de sectores han estado muy penalizados”. Si a eso, añade Barrio, “unimos las manifestaciones hechas por Alierta reafirmando estimaciones para este año, se presenta un valor de crecimiento, con bajo perfil de riesgo y que a estos niveles es atractivo”. Por ello merece la pena invertir en él. Alberto Rodríguez se fija también en la operadora, pero “esperaría a una señal de entrada que en el caso de Telefónica sería superar la resistencia de los 18 euros”, apunta. Boni Aguado gestor de carteras de Eurodeal se sube al carro, está en un sector “en el que hemos visto recomendaciones, tanto en Europa como EEUU”. La operadora es una apuesta “pensando en el flujo de caja y que no hará grandes adquisiciones – lo que le dará un pulmón financiero importante-“. Aguado admite que la compañía “seguirá manteniendo una buena rentabilidad por dividendo”. Telefónica “triunfa” entre los analistas, Ignacio Cantos mantiene que la operadora española es “una gran opción”. A día de hoy -comenta- “Telefónica reiteró su plan de negocio, su previsión de ingresos para el año y eso evidentemente a esos precios la hacen muy atractiva”. En todo caso, el buen comportamiento de Telefónica el año pasado “había sido mucho mejor que el Ibex” ya que hasta el final se mantuvo en “muy buenos niveles”. Coincide en esta opinión Diego Herrero para quien es una de las grandes compañías "en las que hay que invertir" y más después de que el otro día su presidente, César Alierta confirmara las previsiones de crecimiento para el año. De esta manera “desaparece el miedo en el valor” y es lógico que los analistas “a medida que el valor caiga vayan recortando precio objetivo”. Sin embargo, el subdirector de Gestifonsa advierte de que “por debajo de los 17 euros es una opción atractiva porque tiene unos fundamentales muy buenos y una rentabilidad por dividendo muy elevada”. Mariano Sancho, Director de mercados de Riva y García va más allá y miraría a los blue chips al completo, pero confiesa la necesidad de que “en el mercado haya un catalizador en forma de buena noticia que convierta el pesimismo en un puntal de apoyo para dar la vuelta a la tortilla”. En todo caso, “a corto plazo el escenario está muy complicado”. Alberto Rodríguez se fijaría también en Santander, el analista cree que “posiblemente ya ha pasado lo peor para el sector y si se confirmara sí podríamos tomar posiciones, pero –insiste- pequeñas cantidad”. Además, considera que es “conveniente esperar a mínimos como el de los 11’35 euros”. A partir de ese nivel, Rodríguez confía en que se produzca “un rebote técnico”. Boni Aguado considera “valores atractivos” tanto Santander como BBVA e Iberdrola . Diego Herrero además de en Telefónica torna su mirada a los grandes: Iberdrola, Repsol YPF y los dos grandes bancos españoles, BBVA y Santander. Esta semana también sonaron como apuestas algunos valores del sector energético, Enagas y Técnicas Reunidas para Ignacio Cantos. Boni Aguado se acuerda de REE a quien “también podemos seguir de cerca”. Antonio Aspas por su parte positivizó la venta que realizó Gas Natural en México por 47 millones de euros y aseguró “que es una operación pequeña pues la cantidad no es demasiada para el tamaño que tiene la gasista”. Sobre si invertir en ella o no, Aspas confirma que “está en el sector que mejor a funcionado-tanto dentro como fuera del Ibex- pero preferiría buscar otras oportunidades”. David Ardura consideró el sector energético como “típicamente defensivo y en un escenario como éste, tiende a hacerlo mejor que el mercado”. Pero en su opinión, en cuanto a valoraciones “es un sector que está caro y no sería de los más atractivos en este momento”. El analista se decantaría por aquellas empresas dentro “del gas o el trasporte de electricidad como Enagás o Red Eléctrica”. Empresas que considera “tiene unos ingresos muy predecibles, con mucha visibilidad y que no presentan demasiado riesgo”. Y como cada semana, para gustos los colores… Laura Proubasta se fijaría en Grifols dada su expansión en EEUU, Mariano Sancho apuntó hacia BME, “una opción a tener en cuenta sobre todo para carteras estables y conservadores a medio o largo plazo, ya que ha conseguido remontar las perdidas”. Prudencia y liquidez, ahí están los dos pilares sobre los que se sustentan las recomendaciones de todos los expertos. Hay que tener mucho cuidado en estos tiempos de turbulencias económicas que acechan a la renta variable.