La cotización de Santander cerró la semana pasada con una subida del 6,2%, hasta 4,40 euros, que eleva la rentabilidad acumulada en el año a un 10,92%. El plan estratégico que presentó la entidad el pasado miércoles en Londres ante analistas e inversores ha tenido una buena aceptación en el mercado y será su carta de presentación en la junta de accionistas que celebra el próximo viernes.

Abril se ha convertido en un mes clave para Banco Santander. La entidad celebra este mes dos de sus encuentros más importantes: el Investor Day y la Junta general de accionistas. La reunión con inversores y analistas del pasado miércoles en Londres ya ha adelantado la hoja de ruta que guiará la estrategia del banco a medio plazo y que tiene como eje central acelerar la transformación digital.

Santander acciones Investor Day

En la imagen, de izquierda a derecha, José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander, Ana Botín, presidenta, y José Cantera, director financiero

Los objetivos de Banco Santander son ambiciosos:

  • Ampliar su oferta digital, con el lanzamiento de una nueva iniciativa global de pagos para facilitar la internacionalización de los clientes.
  • Mejoras operativas y de asignación de capital que permitirán un ahorro de costes anual progresivo de 1.200 millones de euros.
  • Ser uno de los bancos más rentables y eficientes de Europa: el objetivo es elevar el retorno sobre capital tangible (ROTE) ordinario entre el 13- 15% a medio plazo y mejorar su ratio de eficiencia hasta el 42-45%. También se compromete a mantener el capital CET1 fully loaded entre el 11-12%.
  • Incrementar el pay out al 40-50%, frente a la banda del 30-40% actual.

“Hemos hecho grandes progresos en los últimos tres años, lo que nos ha permitido aumentar el retorno sobre el capital tangible hasta ser uno de los mejores del sector y el beneficio por acción un 55% en el periodo a tipo de cambio constante. Seguimos centrados en aumentar la confianza y la vinculación, y aprovechar nuestro alcance internacional para acelerar las inversiones en digitalización y capitalizar los flujos transfronterizos”, señaló Ana Botín, presidenta de Banco Santander, durante su intervención ante los inversores.

En su opinión, “la tecnología está cambiando la banca como la conocemos, por eso estamos preparando a Santander para aprovechar las enormes fortalezas que tenemos en el Grupo, como la tecnología, el talento y el tamaño. Esto nos ayudará a aprovechar al máximo las oportunidades que nos trae la innovación digital y ser líderes digitales del sector financiero en la próxima década. Nuestras inversiones en digitalización y tecnología nos permitirán mejorar la experiencia de cliente, y aumentar el crecimiento y la rentabilidad del Grupo. Esperamos que estas iniciativas generen un mayor valor para nuestros accionistas y podamos seguir cumpliendo con los compromisos que asumimos con nuestros stakeholders (empleados, clientes, accionistas y la sociedad)".

La junta general de accionistas, el próximo viernes

Banco Santander se presentará ante los accionistas con los deberes hechos. La entidad ha cumplido los compromisos fijados en el plan trianual 2015-2018. Para Botín, “2018 ha sido un año excelente para el Grupo. Hemos completado con éxito nuestro plan estratégico y para lograrlo ha sido clave nuestro foco en ganarnos la confianza de los clientes y en la transformación digital. Gracias a ello, continuamos como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo entre nuestros competidores”.

En la junta general que se celebra el viernes en el Palacio de Exposiciones y Congresos de la ciudad de Santander, la entidad someterá a aprobación de los accionistas las cuentas del año pasado. El beneficio atribuido del grupo  Santander aumentó un 18% en 2018, hasta 7.810 millones de euros (+32% en euros constantes). El crecimiento de los ingresos de clientes en varios mercados, como Brasil, España, México y Estados Unidos, y las mejoras de la calidad crediticia compensaron el impacto de la depreciación de algunas divisas frente al euro, como el peso argentino.

Además, entre los puntos principales del orden del día figuran la fijación del número de consejeros, así como el nombramiento de Henrique de Castro, en sustitución de Juan Villar Mir, que imprimirá una visión más tecnológica a este órgano de decisión del grupo. Los accionistas también votarán la reelección de Javier Botín-Sanz de Sautuola y O ÌShea, Ramiro Mato García-Ansorena, Bruce Carnegie-Brown, José Antonio Álvarez Alvarez y Belén Romana García.

También se propondrá a la junta la remuneración del consejo de Santander, así como la política retributiva de los administradores y de los consejeros ejecutivos, las retribuciones de los administradores y la aprobación de planes que implican la entrega de acciones u opciones sobre acciones.

 

En cuanto a la retribución de los accionistas, el grupo ya anunciado que mantendrá el denominado Santander Dividendo Elección, que permite al inversor elegir entre el cobro en efectivo o en nuevas acciones. “Los accionistas minoritarios “aman” el script, señaló Botín durante el Investor Day, y afirmó que esta opción otorga a la entidad mayor “flexibilidad”.  Eso sí, la presidenta se comprometió a que del importe total con cargo al ejercicio 2019, aún sin definir, la parte en efectivo será al menos del 85%.

Una de las novedades del próximo dividendo de Banco Santander es que el cobro se fraccionará en dos pagos semestrales: en noviembre y en mayo. Hasta ahora, la entidad lo repartía en cuatro tramos: tres pagos a cuenta en agosto, noviembre y febrero, y uno complementario en mayo. Con cargo a 2018 queda pendiente este último, que se abonará en efectivo por un importe de 6,5 céntimos. La retribución a los accionistas con cargo a los resultados del ejercicio 2018 será de 23 céntimos de euro por acción, lo que supone un incremento del 4,5% respecto del abonado con cargo a los resultados del ejercicio 2017. En total, 3.724 millones de euros. De acuerdo con la cotización actual, la rentabilidad por dividendo de la acción Santander se sitúa en torno al 5%.

“Nuestro objetivo es ganarnos la confianza de nuestros más de cuatro millones de accionistas y proporcionarles un crecimiento sostenible, beneficios predecibles y la máxima transparencia”, señalan desde Banco Santander.