La rentabilidad del bono a 10 años del Tesoro de los EE UU, que se mueve en sentido opuesto al precio, sube a máximos de seis meses hasta el 3,43%. Los bonos estadounidenses reflejan, con la caída de sus precios, las preocupaciones por el rating crediticio del país
.