La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años iniciaba hoy una nueva sesión en el mercado secundario de deuda pública con un repunte de una centésima y se situaba en el 4,12 por ciento. Por lo tanto, el precio de estos bonos, cuya evolución es siempre en sentido contrario al rendimiento que ofrezcan, bajó hasta el 103,93% desde el 104,02% del cierre de ayer. En cuanto a los bonos internacionales que sirven de referencia a la mayoría de los inversores, el rendimiento del alemán a 10 años se elevó también una centésima, hasta alcanzar el 3,45%, lo mismo que el bono estadounidense, que pasó del 3,24% al 3,25%.