Los principales fabricantes japoneses de automóviles (Toyota, Nissan, Honda y Mazda) experimentaron reducciones de sus volúmenes de producción durante el pasado ejercicio, con motivo de la crisis económica y de la disminución de la demanda de vehículos, según datos de las compañías.