La primera aerolínea japonesa ha presentado hoy un plan para eliminar 6.800 empleos en los próximos tres años y reconoció que se aliará a mediados de octubre con otra aerolínea para obtener capital. Así lo ha señalado el presidente de Japan Airlines, Haruka Nishimatsu, tras la presentación de un plan de reestructuración al Ministerio de Transporte.