Grecia acelerará las reformas estructurales con el objetivo de seguir recibiendo la ayuda económica internacional para evitar la quiebra, anunció hoy el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos.

"Si deseamos evitar la quiebra y mantenernos dentro del núcleo de la zona del euro y dejar de humillarnos, debemos asumir tres decisiones estratégicas", manifestó el ministro, tras un reunión de emergencia del Consejo de Ministros en Atenas.

Se refería a alcanzar los objetivos fiscales de 2011 y 2012, que prevén importantes reducciones del déficit público, conseguir un superávit primario y avanzar con las reformas estructurales. Agregó que Grecia debe transformarse en "un país productivo" y "reducir el 10% de su elevado déficit fiscal".

"Grecia asume su responsabilidad para cumplir con su palabra pero los socios deben también cumplir con sus promesas y esto también incluye a países grandes de Europa", aseveró Venizelos en rueda de prensa en la capital griega.

Según el ministro, "nadie debe seguir repartiendo rumores sobre el país", incluyendo a los políticos nacionales, en referencia a las más recientes declaraciones y críticas del jefe de la oposición conservadora, Antonis Samarás.

Éste ha pedido elecciones anticipadas.

Venizelos tiene previsto mantener hoy una teleconferencia con los jefes de misión de los acreedores para Grecia, Poul Thomsen, del Fondo Monetario Internacional (FMI), Mathias Mors de la Unión Europea (UE), y Claus Masuch, del Banco Central Europeo (BCE).