La compañía lusa Galp Energía anunció hoy que aplaza sus planes de comercializar electricidad a consumidores finales a comienzos de 2008 e indicó que sólo iniciará esa actividad cuando tenga acceso a la producción. El presidente de la empresa, Manuel Ferreira de Oliveira, dijo que lo primero es producir electricidad y eso lleva "mucho tiempo", dado que no hay mercado mayorista en Portugal que permita comprar y revenderla. Durante su intervención en un fórum sobre Energía que se celebra en Lisboa, Ferreira de Oliveira explicó que la compañía que dirige entrará en ese sector cuando se asegure de que existen las condiciones sin generar pérdidas, lo que obliga a que tenga "integrada la producción y la comercialización". El presidente de la empresa no quiso adelantar fechas y aseguró que todo depende de la "liberalización real del mercado".