El grupo automovilístico  estadounidense Ford Motor redujo su deuda automotriz en un 38 por ciento ó en 9.900 millones de dólares, como parte de una serie de medidas para mejorar sus finanzas en medio de una profunda depresión de la industria. Las acciones de Ford subían más de un 11 por ciento, luego de que la empresa dijera que la medida recortará su gasto anual en intereses en efectivo en más de 500 millones de dólares. La reducción de deuda es la última evidencia de que Ford está mejor parado que sus rivales General Motors y Chrysler en la manera de enfrentar sus respectivas reestructuraciones, de manera de sobrevivir a la peor caída en ventas de vehículos en Estados Unidos en tres décadas. Ford, la única automotriz estadounidense que no ha pedido préstamos de emergencia al Gobierno, está usando 2.400 millones de dólares en efectivo y 468 millones de acciones comunes para reducir su deuda automotriz circulante en 9.900 millones de dólares, desde los 25.800 millones de dólares que debía a fines del 2008.