La agencia de calificación crediticia ha revisado a la baja, hasta BBB-, el ráting de la estadounidense Kraft, como consecuencia de la mejora de oferta realizada sobre Cadbury. Fruto del acuerdo entre ambas compañías, Fitch ha situado también en BBB- el ráting de la empresa británica de alimentación.