La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, aseguró hoy que España "está participando" en la búsqueda de las medidas en el seno de la Unión Europea para ayudar a Grecia a hacer frente a sus dificultades económicas y será "protagonista de la solución y no de unos problemas con los que nuestro país no tiene nada que ver".
En este sentido, aseguró que están teniendo "conversaciones constantes" sobre este asunto, que mañana también se abordará en la reunión del Consejo Europeo.

En respuesta a una interpelación en el Pleno del Congreso del secretario de Economía y Empleo del PP, Álvaro Nadal, Salgado señaló que el Gobierno "lleva una semana intentando que los analistas no pongan a los españoles en el mismo saco que Grecia" y advirtió a los 'populares' que no "deberían abundar" en esa percepción.

En este sentido, después de que Nadal le acusara de haber precipitado una gira de encuentros con inversores en Londres y París por la "muy complicada" situación de la deuda pública española, Salgado aseguró que la reunión estaba convocada "desde hace meses".

"¿De verdad cree que una reunión con 150 inversores se puede convocar de un día para otro?", incidió Salgado, quien llegó a pedir al diputado 'popular' que "no sea infantil". En declaraciones posteriores en los pasillos de la Cámara, la vicepresidenta señaló que las explicaciones ofrecidas sobre la situación de la economía española "han sido muy bien recibidas" por los inversores internacionales.

Tras asegurar que la deuda pública se situará este año en el nivel del 55,2% del PIB, varias décimas inferior a la que se alcanzó en 2001 "después de seis años de Gobierno del PP y su 'milagro' económico", acusó a los 'populares' de ser los "campeones de la deuda" de los últimos quince años.

RETIRADA DE ESTÍMULOS


Asimismo, aseguró que el Ejecutivo socialista "hace lo que debe" y por este motivo, en el "momento de la crisis", puso en marcha medidas de estímulo, y ahora, cuando la recuperación "está ya en ciernes", se comienza a pensar en "cómo se retiran" dichos estímulos, siguiendo los preceptos de Bruselas.

Ya fuera del Hemiciclo, Salgado precisó que este proceso ya ha empezando a hacerse efectivo, y como ejemplo destacó que el primer Fondo de Inversión Local fue de 8.000 millones en 2009, mientras que el nuevo plan contará con una dotación de 5.000 millones. En cualquier caso, aseguró que la retirada será "muy gradual para no entorpecer la recuperación económica".