El consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola, reclamó hoy que Gobierno y agentes sociales redoblen esfuerzos para acercar posiciones y aplicar con firmeza los ajustes que necesita la economía, con el fin de evitar que los especuladores de los mercados "huelan a sangre" en España.
"Esa parte de los mercados especulativos huele a sangre, y hay que ser capaces de transmitir la confianza necesaria para que no se huela esa sangre", dijo Guardiola, tras recordar que la última semana ha sido "muy dura y reveladora" para la economía nacional.

En los últimos días se tensionaron los mercados tanto de renta variable como fija, y se ampliaron los diferenciales entre el bono alemán y el español, pero esta semana se están percibiendo signos positivos en la medida que los inversores reconocen la realidad de España y sus diferencias con otras economías, consideró.

Aunque descartó de plano una conspiración desde los mercados en contra de España, tal y como apuntó el ministro de Fomento, José Blanco, el consejero delegado de Sabadell explicó que los especuladores toman posiciones contra monedas o valores cuando perciben una debilidad, movimientos que se están produciendo con "gran intensidad" y contra los que se lucha transmitiendo confianza.

En cuanto los agentes políticos y sociales lleguen a un consenso y suscriban un plan "que todos esperamos con ansiedad"; en cuanto haya síntomas de credibilidad, "la cosa se relajará", dijo Guardiola, para quien "hay que ser optimistas, si todos aportamos".