Las tendencias contractivas de la economía española se prolongaron durante el segundo trimestre del año, aunque a un ritmo "menos intenso" que en el trimestre anterior, según se desprende del último boletín económico del Banco de España.
La entidad asegura que, entre los indicadores de demanda, los referidos al consumo privado apuntan a una "cierta ralentización" en su pauta de descenso, mientras que, por el lado de la oferta, los indicadores más recientes del mercado de trabajo confirman una moderación en el ritmo de ajuste del mercado laboral.

La economía española se contrajo un 3% en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,9% en tasa intertrimestral, en ambos casos los peores registros en un trimestre desde 1970 cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.

Según el banco emisor, los indicadores relativos a la inversión en bienes de equipo siguen apuntando a una "continuación de la evolución desfavorable", mientras que la inversión en construcción parece apuntar a una "moderada ralentización" en el ritmo de "acusada contracción" de los trimestres previos.

En concreto, señala que la mayor parte de los indicadores más recientes referidos al conjunto del sector han tendido a atenuar su deterioro, lo que, a su parecer, puede estar reflejando los efectos de la puesta en marcha del Fondo Estatal de Inversión Local, centrado en la obra civil, ya que no existe evidencia de suavización en el sector residencial.

En cuanto al comercio exterior de bienes, en abril se intensificó el retroceso de exportaciones en todo tipo de productos, aunque revistió mayor entidad en el caso de los bienes de consumo no alimenticio y fue más moderado en las exportaciones energéticas y de bienes intermedios no energéticos. Las importaciones, por su parte, se redujeron de forma más acusada que las exportaciones, aunque se moderó el retroceso de las importaciones energéticas.

EL TURISMO SIGUE DÉBIL

Por lo que respecta al turismo, el Banco de España asegura que la última información disponible continúa configurando un panorama de debilidad, tal y como se puede ver en los datos de afluencia turística. Además, afirma que todos los indicadores continúan acusando el hecho de que, entre los principales mercados emisores, las caídas más severas han correspondido a los tres más importantes: el británico, el alemán y el francés.

A partir de las últimas cifras más recientes de la Balanza de Pagos, asegura que el ritmo de corrección de la necesidad de financiación de la economía española se "intensificó notablemente" en abril, con una caída del 71%, que se explica, sobre todo, por la reducción del déficit de la balanza comercial.

Por el lado de la oferta, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez asevera que los indicadores de la actividad industrial muestran una moderación de su comportamiento "fuertemente negativo" de los meses previos, mientras que, en el caso de los servicios, se observan algunos indicios de estabilización de la pérdida de dinamismo mostrada en periodos anteriores.

SE ATENÚA EL AJUSTE DEL EMPLEO

En cuanto al conjunto del mercado de trabajo, asegura que los indicadores más recientes apuntan a una "prolongación del proceso de ajuste" del empleo observado en el primer trimestre del año, aunque la intensidad de dicho ajuste podría haber comenzado a atenuarse en cierta medida.

Asimismo, adelanta que la información más reciente relativa a la evolución de la negociación colectiva apunta a que los convenios registrados entre enero y mayo que afectan a casi siete millones de trabajadores reflejan cierta moderación salarial, al recoger un incremento del 27%, casi un punto menos que el registrado en 2008.

Sobre la evolución financiera de España, la entidad afirma que la información más reciente de los balances financieros de los distintos sectores residentes evidencia que continuó la tendencia de desaceleración de la deuda de los hogares y las sociedades y de mayor dinamismo de la financiación neta captada por las Administraciones Públicas, al tiempo que apenas varió el ritmo de expansión de los activos más líquidos de las familias y las empresas.

MEJORA EN LOS MERCADOS FINANCIEROS.

Los datos provisionales referidos al mes de mayo apuntan a nuevas reducciones en las tasas de crecimiento interanuales de los fondos ajenos de los agentes privados y a un mantenimiento de las mismas pautas de meses anteriores en la evolución de sus activos líquidos.

En cuanto al panorama internacional, el Banco de España asegura que, durante la mayor parte del último mes, los mercados financieros han mantenido el tono de mejora que se inició a principios de marzo, coincidiendo con la aparición de señales de menor contracción de la actividad económica mundial y de cierta estabilización de las entidades financieras.

Asimismo, el banco emisor ha apreciado "cierta mejora" en las condiciones de liquidez y una recuperación de las emisiones de deuda corporativa no financiera de alta calificación crediticia. No obstante, asegura que en la última semana este optimismo se ha moderado "apuntando ahora a una disminución del apetito por el riesgo y pérdidas en las bolsas desarrolladas y emergentes".