El mercado americano abre con un descenso del 0,23% en el Dow Jones arrastrado por el desplome sufrido en la bolsa de China. El aumento de la rentabilidad del bono a 10 años tampoco ha ayudado a los inversores a decantarse por las compras, ante la posibilidad de una subida de tipos de interés antes de final de año.
Ni movimientos empresariales ni operaciones corporativas han sido capaces de mantener a los índices americanos en terreno positivo. El más penalizado, el Dow Jones que recorta un 0,25% seguido del S&P 500 que retrocede un 0,16% en la apertura. El Nasdaq Comp. se mueve en terreno neutro y en los primeros minutos de negociación apenas sube un 0,01%.