Los pedidos de bienes a las fábricas de Estados Unidos aumentaron en abril un 0,3%, después de un incremento del 4,1% el mes anterior, informó hoy el Departamento de Comercio.
Si se excluyen los productos de transporte -que son los más costosos por unidad- las órdenes a las fábricas en abril crecieron un 0,7% después de un aumento del 2,4% el mes anterior. La recesión que continúa en la industria de la construcción residencial y los aumentos de precios de las gasolinas, que se llevan una porción mayor del dinero de los consumidores, se han combinado para que las empresas vean con preocupación el aumento de inventarios. Los inventarios crecieron en abril un 0,5%, el mayor incremento desde septiembre, y han subido durante 13 de los últimos 14 meses, según muestran las cifras del Departamento de Comercio. La mayoría de los analistas había calculado que el incremento de pedidos a las fábricas sería del 0,7% en abril. Los pedidos de bienes duraderos, que suponen el 55% de la demanda a las fábricas, subieron un 0,8% después de un aumento del 5,1% en marzo. Los pedidos de bienes de capital, excluidos los aviones y equipos militares, que son una medida de la inversión futura de las empresas, crecieron un 2,1% después de un avance del 4,6% en marzo. Los encargos de aviones civiles bajaron un 10,7% en abril, tras un incremento del 53,6% en marzo. Los pedidos de bienes duraderos, incluidos alimentos, petróleo y compuestos químicos, bajaron en abril un 0,2% después de un aumento del 2,9% en marzo.