El Banco Santander ha alcanzado un acuerdo para comprar la totalidad del capital social del banco británico Alliance and Leicester (A&L) por importe de 1.575 millones de euros (1.259 millones de libras esterlinas) con el fin de integrar sus negocios complementarios con el Abbey. Según ha informado la entidad que preside Emilio Botín a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la adquisición de A&L se completará alrededor del próximo mes de octubre y se realizará mediante el canje de una acción de Santander por cada tres de A&L. La operación valora cada título de Alliance and Leicester en 317 peniques, importe que incluye 299 peniques por acción y un dividendo posterior de 18 peniques, y representa una prima del 44,6% respecto al último precio de cierre bursátil del banco británico.
Emilio Botín subraya que la operación "será un paso significativo en el desarrollo del Santander en Reino Unido", ya que permite la integración de actividades de A&L y de la filial Abbey, adquirida en 2004, lo que proporcionará al grupo un incremento de la masa crítica de los negocios en el mercado británico. "La operación cumple con el objetivo de retorno sobre la inversión de Santander y genera valor para los accionistas de Santander", puntualizó Botín, quien expresó su satisfacción por al acuerdo alcanzado. "Estamos encantados de trabajar con la dirección y empleados de A&L en el intento de crear con Abbey una de las principales franquicias del sector bancario en el Reino Unido", dijo el presidente del grupo. Por su parte, el presidente en funciones de A&L, Roy Brown, explicó que el consejo del banco recomienda la compra por parte del Santander tras realizar "una cuidadosa consideración" ante el deterioro de las condiciones del mercado. TURBULENCIAS FINANCIERAS. "A&L es un negocio sólido y atractivo y su resistente comportamiento es prueba de la calidad de su franquicia. Sin embargo, el consejo es plenamente consciente de los riesgos externos significativos que suponen el deterioro de las condiciones de mercado y las contínuas turbulencias en los mercados financieros", afirmó. En este marco, la propuesta de Santander representa valor para los accionistas, y la combinación de Alliance and Leicester con los negocios de Santander en Reino Unido "tiene un encaje excelente", consideró Brown. A&L sostiene en su página web que centra su estrategia en aumentar el valor para el accionista, y que para captar nuevos clientes avanza en la mejora de sus productos y servicios, al tiempo que se declara como un banco sencillo y claro en su relación con la clientela. Cuenta con una red de oficinas de 14.000 sucursales, extiende su oferta comercial de financiación a clientes actuales, nuevos, y pequeñas y medianas empresas, lo que le dota de una cartera crediticia diversificada, y ofrece servicios de banca telefónica y por internet. La adquisición está condicionada, entre otras cuestiones, a ciertas aprobaciones por parte de los accionistas del Santander y de los accionistas de A&L, así como a la 'luz verde' de las autoridades británicas de control de concentraciones (Financial Services Authority) y el Banco de España. Asimismo, se pretende ejecutar la operación mediante un esquema (scheme of arrangement) que será publicado el próximo mes de agosto y que, sujeto al cumplimiento de correspondientes condiciones o, en su caso, a su renuncia, adquiera efectividad para que la compra se complete en octubre. Santander se declara el sexto mayor grupo bancario del mundo por capitalización bursátil y el mayor de la zona euro a fecha del 11 de julio de 2008.