El consejero delegado del Banco Popular, José María Lucía Aguirre, ha considerado hoy que el "inevitable" crecimiento que va a experimentar la morosidad, consecuencia de un entorno económico "más complicado", es "difícilmente cuantificable". Durante su intervención en el XV Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte y ABC, Lucía Aguirre ha destacado además que el descenso de la actividad económica está haciendo que el crecimiento del crédito se modere "de forma importante", especialmente en el sector inmobiliario. A su juicio, este entorno económico "más complicado" está haciendo a su vez que la tasa de morosidad se incremente "inevitablemente", aunque ha recordado que el punto de partida del índice es muy bajo y, que las entidades pueden afrontar todavía niveles muy altos de mora.
En su opinión, sólo una adecuada estrategia y gestión, que apueste por la diversificación, permitirá seguir incrementando los resultados de las entidades, aunque insistió en que los bancos deben asumir que habrá una ralentización de la actividad. Respecto a la liquidez, ha considerado que la posición de las entidades españolas es "suficiente" a pesar de los límites que han encontrado últimamente en las vías de financiación. Por otra parte, y refiriéndose a la estrategia de su propia entidad, el consejero delegado del Popular ha afirmado que seguirán abriendo oficinas, siempre y cuando presenten adecuados ratios de eficiencia.