El Banco de Inglaterra prepara una estrategia de intervención en el mercado de la vivienda basada en respaldar con bonos del Estado los préstamos hipotecarios que amenazan la viabilidad de las balanzas financieras de los bancos, con el objetivo de actuar contra los efectos de la crisis crediticia en las islas. De este modo, la institución tratará de reconducir las críticas al Gobierno de Gordon Brown por la falta de diligencia a la hora de articular respuestas tras la situación que estalló el pasado verano en Estados Unidos, según informa "Financial Times" en su edición de hoy.
Se trata de una de las medidas anunciadas ayer mismo por el primer ministro británico en la reunión que mantuvo en su residencia oficial con los jefes de las principales entidades del país, quienes aprovecharon el encuentro para advertir de que decenas de pequeños prestamistas podrían verse obligados a interrumpir su actividad en caso de que el Ejecutivo no intervenga. Por su parte, el propio Brown les advirtió de que se preparen para decisiones "impopulares a corto plazo" y confirmó su intención de actuar en los mercados financieros siempre que los bancos mantengan los créditos para primeros compradores y personas con dificultades para lograr una hipoteca. Así, el rotativo asegura que el Banco de Inglaterra ultima los términos de una intervención que pasaría por garantizar seguridad a los préstamos para lograr así desatascar el bloqueo de los mercados. Para ello, la entidad se encargaría de respaldar las hipotecas con bonos del estado para un período de entre uno y tres años. Con todo, el banco no aceptaría ninguna hipoteca aprobada después de diciembre del pasado año, en coherencia con su objetivo de solucionar la crisis sin acometer nuevos préstamos o exponer a los contribuyentes a un riesgo crediticio significativo. En este sentido, los dirigentes económicos con quienes se reunió ayer el primer ministro recomendaron agilidad para evitar que las pequeñas sociedades tengan que abandonar el mercado, dejando sólo a las grandes compañías en la oferta de nuevos créditos.