Sobrevivir en la bolsa es bastante más complicado que hacerlo en la vida. Pongamos por caso que son -sólo- cuatro grandes fondos de inversión los que controlan la economía. Si por extensión la hipótesis se extiende a los mercados en sus manos queda 45 veces el PIB mundial, cerca de 3.500 billones de euros entre activos, opciones y derivados. A ello se suma el hecho de que la renta variable representa las migajas de un pastel que probablemente pocos de ustedes hayan llegado siquiera a catar, luego saber si son realmente corderos en un mundo lobos, hienas y rapaces resulta sencillo de adivinar. ¿O de verdad quieren saber la respuesta?

Cuatro grandes actores mecen las finanzas mundiales: a saber, HSBC, Blackrock, Morgan Stanley y Goldman Sachs. Draghi sabe, sin duda, lo que se hace. Entre los años 2010 y 2011, la Reserva Federal inyectó 2,5 billones de dólares en el sistema financiero estadounidense, lo que supone el 15% del PIB del país. El Banco Central Europeo, rezagado en esto de los rescates, tan 'sólo' 1,4 billones, un 11% de la economía de la eurozona. ¿Y qué hay del gran problema de nuestra década, la deuda de los estados? El BCE presta dinero al 1% de interés a la gran banca que a su vez representan tenedores insaciables de deuda soberana, dinero a pagar, por cierto, a tipos fijados por los mismos banqueros. Ellos se encuentran detrás de los famosos SWAPS, CDS o CDO que han llevado a las primas de riesgos, tanto de empresas como de países, a escalar a lo más alto de la cima sin tiempo para tomar aire.

Página siguiente: los hedge funds. Su labor es la más controvertida de todas. El 60% tienen su sede en paraísos fiscales, caso de las Islas Caymán, Caribe, Suiza o Luxemburgo, entre otras colonias pertenecientes al antigüo Londres y a Estados Unidos, casualidades de la vida que el 80% de ellos sean británicos o estadounidenses. Qué le vamos a hacer.

¿Recuerdan aquello de “Grecia era un grano, Portugal, un forúnculo y España, un tumor”? Bill Gross, una de las cabezas pensantes de la mayor gestora del mundo de renta fija, Pimco, es su responsable. En sus manos están 1,3 billones de dólares de deuda de países como el nuestro. Casualidad igualmente, pero temblarán algunos sólo de pensar en George Soros y su amor por la libra -a pesar de José Luis Cava, nuestro analista independiente de la Zona Premium, que siente absoluta admiración por el magnate financiero-.

El resultado de ello es que los diez principales hedge funds americanos manejan unos 170.000 millones de dólares en capital. Más apalancado, claro. JP Morgan, de hecho, sólo en futuros maneja una vez el PIB mundial. Y en el caso de la deuda, los contratos de derivados se cuentan por casi 150 billones de dólares sobre la deuda de Estados Unidos. Pero, por ejemplo, ¿qué sucedió con Italia el año pasado? Caso 'hipotético' de ataque especulativo. Caía a plomo -en todos los sentidos- el mes de julio de 2011 cuando los grandes fondos internacionales decidieron comenzar a vender a gran escala sus activos, deuda y acciones italianas. El paso siguiente fue la rebaja por parte de las agencias de calificación de su nota sobre el país transalpino. Y la banca estadounidense al ver la estampida hizo lo propio: huir. En ese punto, el país gobernado por Mario Monti se vio obligado a vender su deuda más cara a los mismos que antes la habían vendido y claudicar ante los designios de la denominada troika. Los especuladores, por su parte, se habían quedado con el diferencial a la hora de vender y con la rentabilidad más elevada en la nueva compra. Hecho.


Pequeño inversor: ¿huir?
Si aún permanece dentro del mercado, todavía se habrá encontrado con problemas en casa dado que los otros aún pretendemos que los laven fuera. Según el Informe Anual del Protector del Inversor elaborado por BME, a cierre de 2011 las dudas planteadas sobre el apartado 'otros' representaban el 30% del total, un 23% superior al año precedente. Detrás se encuentra un asunto evidente y que será aún más palpable a todas luces en el próximo informe del año 2012. “Merecen una mención especial las llamadas provocadas por la insuficiente información sobre las características de las participaciones preferentes, información no clara que puede llegar a ser incluso confusa y equívoca”, versa el texto. Más tarde llegaría la CNMV.

En este punto, llega el decálogo del buen trader que -como en todo- comienza por saber identificar tendencias. Pero, ¿qué no se debe hacer?Luis Francisco Ruiz, director de Análisis de la Zona Premium, identifica ocho errores con los que no se debe transigir al invertir en bolsa. El primero y fundamental -algo que no comenten los fondos de inversión- es no emplear dinero que se pueda llegar a necesitar ahora o en futuro. La lista de los 'mustn´t do' pasa por saber diversificar -no en exceso que ya no se lleva, según los expertos-, no disponer de una estrategia e incluso no conocerse a uno mismo. Con todo ello, si se atreven, ya tienen las claves para saltar al inquietante mundo animal de las finanzas.


Fuentes empleadas para este reportaje:
Bolsas y Mercados Españoles
'Los enemigos de la democracia', Alejandro Quesada
Hanseatic Brokkerhouse
ASINVER
Fuentes del mercado

 ANÁLISIS Ei PREMIUM

 

- Videoanálisis de José Luis Cava: los sistemas de especulación han cancelado las órdenes largas en el Ibex
- Cartera de acciones
- Cartera de trading
- Nuevo videocurso: Errores al invertir en Bolsa