La confianza de los empresarios alemanes experimentó en julio un profundo deterioro que situó el indicador de confianza elaborado por el instituto alemán de Investigación Económica (Ifo) en 97,5 puntos, frente a los 101,2 enteros de junio. Esta cifra representa la mayor caída mensual desde los atentados del 11-S en Nueva York y marcan el nivel más bajo de confianza en casi tres años. El sector manufacturero registró una sensible caída de las expectativas que anticipan la debilidad del sector en los seis próximos meses. De este modo, las estimaciones apuntan a una ralentización de las exportaciones y las empresas señalan que contratarán menos personal.
Por su parte, los sectores de la construcción, ventas minoristas y distribución mayorista muestran una clara tendencia a la baja de la confianza. Asimismo, el Ifo indicó que la valoración de la actual situación de las compañías descendió a 105,7 puntos, desde 108,3 en junio, mientras que el índice de expectativas para los seis próximos meses bajó a 90 enteros, frente a los 94,6 puntos de junio.