Pese al conato de rebote a primera hora la realidad de la renta variable española este jueves son las ventas. El Ibex 35 ahonda en sus retrocesos a medida que avanza la sesión y cede un 1,62 por ciento hasta los 11.739 puntos. El Popular -que ha mejorado sus cuentas hasta junio un 10,1 por ciento pero ha duplicado su morosidad- se coloca como máximo exponente de los retrocesos del selectivo, en un día plagado de resultados empresariales en España y en Europa. En el sector eléctrico, nuevo capítulo en sus intentos de reordenación, al confirmar Gas Natural que negocia la compra de la parte de ACS en Fenosa. Una Unión Fenosa que, por cierto, es de las pocas que se escapa de los números rojos en una sesión con el cambio euro/dólar en las 1,5685 unidades y con el crudo ligeramente al alza. El futuro del Brent se coloca en los 125,90 dólares.
Las ventas se apoderan de la renta variable española y el rojo nubla las pantallas de los operadores. El Ibex 35 cede, a media sesión, un 1,6 por ciento y se aleja de los 11.900 puntos. Los nervios han aparecido una vez que en la última sesión se superase esa importante cota del selectivo en su “asalto” hacia la recuperación de los 12.000 puntos. Y esos nervios se traducen en ventas, que encuentran excusas en la variedad de datos macro negativos que se han conocido. Para empezar, el paro en España que ha alcanzado su tasa más alta en 4 años: el 10,44 por ciento, siguiendo con un IFO de confianza alemán que ha caído con fuerza en julio –hasta los 97,5 puntos- y por una balanza por cuenta corriente que no arroja datos halagüeños. En concreto, aumentó su déficit en mayo hasta los 7.300 millones de euros frente al superávit de 1.500 millones de euros en abril en términos desestacionalizados. Al margen de los datos macro, este jueves los inversores cuentan con la referencia de un sinfín de resultados empresariales. No han sido malos, pero los ahorradores se quedan con lo negativo, caso de las tasas de morosidad. El más penalizado, en un movimiento de vuelta frente a lo dibujado ayer, Popular. El Popular se desploma Una montaña rusa. En ella parece subirse la cotización del Popular en las últimas sesiones. Tras dispararse en la última sesión al calor de la confirmación de que el inversor indio Ram Bhavnani ha superado ya el 5 por ciento en la entidad –con intención de llegar al 10- este jueves “paga excesos” y cede un 6,9 por ciento. Todo tras conocerse que sus cuentas hasta junio han aumentado un 10,1 por ciento, pero que su morosidad ha alcanzado el 1,42 por ciento. Junto a Popular, han presentado cifras Bankinter, que baja un 2,09 por ciento o Banco Sabadell. Las acciones de este último retroceden un 0,55 por ciento. Pero el castigo más pronunciado no es para los bancos, sino para constructoras como Sacyr Vallehermoso, que baja un 6,9 por ciento. Por su parte, Acciona cede un 5,77 por ciento, Ferrovial un 4,7 por ciento, al igual que compañías como Gamesa u /b>. El sector eléctrico, en el punto de mira En el sector eléctrico, Gas Natural se ve castigado un 4,33 por ciento, tras su confirmación a la CNMV de que ha iniciado conversaciones con ACS para adquirir su participación en Unión Fenosa sin que hasta hoy se haya alcanzado un acuerdo. Elude pronunciarse sobre la reordenación eléctrica el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quien confía en poder cerrar satisfactoriamente la esperada compra de la estadounidense Energy East -pendiente desde hace meses de posibles condiciones desde el regulador del estado de Nueva York-. Las acciones de Iberdrola caen un 3,33 por ciento, pese a anunciar que ha mejorado sus resultados en el primer semestre casi un 78 por ciento gracias a la aportación del negocio de renovables, la consolidación de Scottish Power y los extraordinarios obtenidos en la venta de Galp. Unión Fenosa, por su parte, se coloca entre los escasos valores en positivo en esta sesión de ventas generalizadas. Sube un 0,21 por ciento, mientras que Endesa gana un 0,7 por ciento. Al margen de las eléctricas, entre los pesos pesados, tanto el Santander como el BBVA ceden un 0,4 por ciento, mientyras que Telefónica -sobre la que Credit Suisse ha reducido su consejo de sobreponderar a neutral y su precio objetivo de 21,5 a 19,5 euros- baja un 0,7 por ciento. Por su parte, Repsol recorta un 1,97 por ciento.