Iberdrola logró un beneficio de 1.959 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 77,9% respecto a igual periodo de 2007, por la aportación del negocio de renovables, la consolidación de Scottish Power y los extraordinarios obtenidos en la venta de Galp. Según comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio bruto de explotación (EBITDA) creció el 36,5%, hasta alcanzar los 3.280 millones, mientras que la cifra de negocio ascendió a 12.021 millones, un 78,9% más. El área internacional, que incluye la actividad de Scottish Power desde abril de 2007, y el negocio de renovables aportan ya prácticamente dos tercios del EBITDA de la eléctrica en el periodo, mientras que el negocio en España contribuye con el 36%.
Además, la eléctrica ha contabilizado 535 millones de euros por su participación del 4% en la petrolera portuguesa Galp y por la parte que le correspondió de la venta de Gamesa realizada por su participada Corporación IBV. Durante una conferencia con analistas, el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, destacó que los resultados muestran la acertada estrategia de crecimiento elegida por la eléctrica y su diversificación internacional. A 30 de junio pasado, la deuda neta ajustada de la eléctrica era de 20.925 millones, lo que sitúa el ratio de apalancamiento (relación entre deuda y fondos propios) en el 41,7%. La producción de electricidad creció el 26,7%, hasta 69.158 gigavatios-hora (GWh), de los que la mitad se generaron en centrales situadas fuera de España. Áreas de negocio Por áreas de negocio, Scottish Power, que desde el 23 de abril consolida sus resultados en Iberdrola, registró un EBITDA de 898 millones de euros, lo que representa el 27% del EBITDA total del grupo, y una cifra de ingresos de 3.843 millones. La filial de energías limpias, Iberdrola Renovables, que ayer presentó sus resultados semestrales, incrementó su EBITDA un 127% y multiplicó por cuatro su beneficio neto, hasta alcanzar los 587 y los 194 millones, respectivamente. Renovables incluye los activos del Reino Unido y EEUU de Scottish Power. El negocio energético en España mejoró su EBITDA el 8,5%, hasta alcanzar los 1.169 millones, por los precios de la electricidad en el mercado mayorista, que crecieron el 68%. Iberdrola ha contabilizado como ingresada la parte del déficit tarifario que le corresponde en el periodo (826 millones de euros) y ha restado 195 millones por los derechos de emisión de CO2 asignados gratuitamente. Latinoamérica, que incluye las actividades en Brasil, México y Guatemala, alcanzó un EBITDA de 430 millones, el 3,6% más. Por el contrario, el EBITDA de los negocios no energéticos (construcción e ingeniería) cayó el 17,2%, hasta los 211,5 millones, por la mala evolución del mercado inmobiliario en España. El resultado de explotación bruto de la filial inmobiliaria de la eléctrica fue de 73,4 millones de euros, el 37,6% menos, mientras que la cifra de ingresos cayó el 31%, hasta los 185,8 millones.