El mal tono de Wall Street al cierre arrastra al selectivo de la bolsa española, que cede un 1.98% en la apertura. Durante los primeros minutos de negociación, los temores sobre la situación crediticia en Estados Unidos vencen a la fortaleza de los resultados empresariales en Europa. Aunque el selectivo mantiene los 14.500 puntos, ninguno de sus valores consigue mantener el tono positivo y las constructoras le arrastran con caídas superiores al 3%.
El comportamiento del mercado español no dista del que tiene el resto de plazas del viejo continente. El CAC-40 es el índice más penalizado con caídas cercanas al 2.50%, seguido del DAX que cede más del 2.30%. El FTSE-100 sufre un castigo del 1.4%.