Por fin el selectivo español se ha mudado al verde. Tras varias sesiones de caídas considerables, el Ibex 35 ha sido reanimado por la confirmada salida de la recesión de EE.UU., logrando subir en esta sesión un 1,09% hasta los 10.947 puntos. Los grandes valores retoman las ganancias y los inversores resarcen a los bancos con subidas. Aún así, una cosa es cierta: el índice continúa por debajo de los 11.000 puntos. El euro, por su parte, sigue retrocediendo puestos frente al dólar, cambiándose hoy a 1,38 82 dólares. El barril de petróleo, sin embargo, sube a los 72,64 dólares.
El Ibex 35 no cumplió con las expectativas del mercado, que auguraban un buen comienzo de año y cerró enero con una caída del 8,31%, el mayor descenso mensual desde el febrero de 2009, cuando perdió un 9,8% y tras ceder un 8% en enero. El optimismo no duró más que unas semanas y al primer tropiezo, el mercado ha vuelto a hundirse.

El Ibex sólo logró cerrar en positivo la primera semana del mes y sólo unas semanas ha pasado de situarse en su nivel más alto en 2009 (12.000 puntos), a su nivel más bajo desde agosto, fruto de la gran incertidumbre que pesa sobre el mercado, hasta cerrar el mes en la cota de los (10.947,7).

Los inversores cerraron el año con confianza y con la previsión de un mejor 2010. Sin embargo, las dudas sobre el sistema financiero, la debilidad del bono español y las malas previsiones sobre la economía española han vuelto a sembrar serias dudas sobre la recuperación y han optado por recoger beneficios.

Los resultados empresariales a un lado y otro del Atlántico no han calado entre los inversores, que siguen con cautela las referancias macroeconómicas, en especial, de Estados Unidos, y tanto los anuncios de Obama para controlar más el sistema financiero, como las críticas recibidas en su primer año de Gobierno contribuyeron a generar una mayor desconfianza en los mercados.

Además, el sistema financiero no sólo acaparó la atención en Estados Unidos, también fue objeto de ciertas críticas en Europa. Así, el miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González Páramo, criticó que el sistema financiero sea "receptor de ayudas cuando le va mal, pero propietario de sus resultados cuando le va bien", y lamentó su falta de iniciativas para recuperar la confianza de la sociedad.

Además, las noticias procedentes de Grecia tampoco fueron alentadoras durante el mes, ya que los expertos aseguran que la delicada situación económica y financiera de este país puede suponer un importante riesgo para Europa, mientras que el euro marcó su nivel más bajo desde verano.

En este contexto y a pesar de que la recuperación económica de países como Alemania o Francia se confirma cada vez más, sus bolsas no reflejaron el mismo optimismo durante enero y en las últimas semanas se hundieron, al igual que la española, por la incertidumbre y el 'maremágnum' de datos económicos.

El mes se saldó con pocos valores en positivo: Iberia (+16%), Banco Popular (+7,60%), Inditex (+5,16%), Criteria (+2,50%) y Telecinco (+1,67%). En el sector de la banca, el mayor descenso fue para BBVA (-12%), seguido de Banco Santander (-10,82%), Bankinter (-9,5%), Banesto (-1,87%) y Banco Sabadell (-0,52%).

Entre los descensos también se situaron Arcelor (-12,13%), Telefónica (-11%), Grifols (-9,4%), OHL (-8,79%), BME (-8,40%), Endesa (-7,85%), Iberdrola (-7,35%), REE (-6,57%), Acerinox (-5,92%) y FCC (-5,20%).