El euro ha establecido este martes un nuevo máximo histórico en los 1,4557 dólares, mientras pesan sobre el billete verde las preocupaciones acerca del sector financiero en Estados Unidos. Según los operadores, el dólar parece debilitado de forma duradera por los temores de desaceleración de la economía estadounidense, en un contexto de preocupación sobre la salud del sector bancario tras la conmoción de Citigroup, el primer banco del país que el domingo anunció pérdidas colosales ligadas a los préstamos hipotecarios de riesgo ('subprimes').
Yoshifumi Suzuki, del Hachijuni Bank, señala que "aunque las bases de la economía son buenas, existe un riesgo de que la crisis de los préstamos hipotecarios de riesgo se propague al resto de la economía. Esta incertidumbre asusta a los inversores". Además, el billete verde está lastrado por la reducción de la diferencia de rendimiento que tiene respecto a la moneda única europea tras una nueva bajada de las tasas de interés estadounidenses decidida la semana pasada por la Reserva Federal (Fed). A pesar de que ya había bajado su principal tasa de interés de medio punto en septiembre, la Fed decidió el miércoles reducirla todavía un cuarto de punto hasta los 4,50% subrayando los riesgos de desaceleración de la economía frente a la intensificación de la crisis inmobiliaria. Al contrario, el Banco Central Europeo (BCE) parece reticente a bajar su tasa principal, actualmente fijada en el 4%, debido a presiones inflacionistas en la zona euro, y debería según los economistas mantenerla a este nivel en su próxima reunión de política monetaria prevista para el jueves.