Tal y como descontaba el mercado el BCE ha subido los tipos de interés un cuartillo de punto hasta el 4%. Una decisión que de nuevo da alas a la moneda única para que siga su carrera alcista contra el dólar y de la que pueden sacar partido los inversores si saben cómo. Nada más conocerse la decisión del banco emisor, el euro se compra y vende por 1,3516 dólares.
A pesar de la ligera recuperación a corto plazo que se ha visto del billete verde, desde niveles próximos a 1,37 hasta 1,35 dólares, el mercado descuenta una posible devaluación adicional del dólar en los próximos meses. “Hasta una referencia de 1,38 dólares mientras persista la debilidad de la economía americana frente a la europea”, explica Natalia Aguirre, directora de Análisis de Renta 4. Dave Chappell, gestor de renta fija de Threadnell se muestra algo más pesimista respecto al comportamiento del billete verde ya que, “unos comentarios recientes de la FED reconociendo un riesgo de ralentización de la economía americana y un estrechamiento entre los tipos de interés en Estados Unidos y de la zona euro, sugieren que el dólar debería seguir cayendo contra el euro”. En lo que va de año, el euro registra una apreciación respecto al dólar de algo más de un 2%, superando su nivel histórico a finales de abril cuando se llegó a cambiar a 1,3681 dólares. E incluso hay quien va más allá y sitúa la depreciación del dólar respecto al euro en el entorno del 10% hasta finales de 2008. Una devaluación del billete verde que no parece preocupar en exceso ni a la Reserva Federal –ya que la debilidad de su moneda hace que sus productos sean más competitivos en el extranjero y encarece las importaciones, lo que ayuda sobremanera a reducir el déficit de su balanza comercial- ni al BCE, “ya que la apreciación del euro tiene un efecto positivo sobre la inflación limitando las presiones inflacionistas y haciéndole parte del trabajo sucio a la entidad emisora”, explica la experta de Renta 4. Oportunidades de inversión con un dólar débil Aunque los expertos sienten reticencias a la hora de recomendar dónde invertir porque el mercado de divisas es “volátil, complejo y arriesgado”, lo cierto es que existen instrumentos financieros al alcance de los inversores para sacar el máximo partido a la situación, dependiendo de si apuestan por una recuperación a medio plazo del dólar o por una caída mayor del billete verde. “Si se apuesta por una recuperación del dólar en el medio plazo, se puede invertir en dólares vía depósitos o en fondos monetarios. Si se quiere, además, asumir mayor riesgo y apostar por renta variable –bajo hipótesis de aceleración del crecimiento futuro de la economía estadounidense a la vez que por una apreciación del dólar- una posibilidad interesante podría ser el fondo Renta 4 Tecnología”, comenta la directora de análisis de esta casa de valores.