El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy subir los tipos de interés a corto plazo para la eurozona en 25 puntos básicos, hasta el 4%, informó la entidad.
La institución europea aumentó también en 0,25 puntos porcentuales la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades, hasta el 5%, y la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, hasta el 3%. La decisión estuvo en línea con los pronósticos de los mercados, que daban por sentado un aumento de las tasas después de que varios miembros del órgano ejecutivo de la entidad insistiesen en la necesidad de que no se materialicen los riesgos inflacionistas que identifican en el área del euro. Los expertos del banco alemán Commerzbank señalaron que, tras el aumento del precio del dinero hasta el 4%, los mercados esperan que el BCE dé señales claras sobre el futuro rumbo de la política monetaria en la rueda de prensa posterior a la reunión, aunque "es poco probable que las reciban". Lo que sí conocerán son las nuevas proyecciones internas del BCE de inflación y crecimiento para 2007 y 2008, de las que los analistas sacarán conclusiones sobre la posible evolución de los tipos de interés hasta finales año, consideró el banco WestLB. Los expertos prevén que la institución europea revise al alza sus pronósticos de inflación y crecimiento económico para 2007, hasta una media del 1,9 y el 2,7%, respectivamente, y que deje inalteradas las previsiones para 2008 en el 2 y el 2,4%. La mayoría de los expertos cree que el BCE volverá a subir los tipos de interés este año en una ocasión más, hasta el 4,25% y algunos observadores, como los del banco germano HypoVereinsbank, dan por segura dos alzas hasta el 4,5%, en vista de la fortaleza de la economía de la eurozona. Sólo una minoría, entre los que se encuentra Dresdner Bank, considera que el BCE hará una pausa tras la subida de hoy para analizar las repercusiones de los incrementos de las tasas hasta ahora y observar más exactamente la evolución de los tipos de cambio.