El Euríbor, tipo de interés al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, ha relajado su cotización diaria hasta el 5,350%, horas antes de que el Banco Central Europeo (BCE) decida si mantiene sin variación los tipos de interés en el 4,25%. Se trata de la tasa diaria más baja registrada en lo que va del mes de agosto y, según los analistas, apunta a que el mercado interbancario da por descontado que el instituto emisor europeo dejará igual el precio del dinero.
Los cinco valores del Euribor pertenecientes a los días en que ha habido actividad bancaria arrojan una media de 5,355%, y en caso de que el mes cerrara así, supondría una subida de 0,689 puntos respecto al índice de agosto de 2007, cuando se desataron las turbulencias financieras por las hipotecas 'subprime' de Estados Unidos. Los expertos prevén que el índice se mantendrá en tasas elevadas en los próximos meses y seguirá agravando las dificultades de los españoles para pagar sus hipotecas hasta que bajen los tipos de interés y se mitiguen los problemas de liquidez en el mercado. De hecho, los analistas prevén que el Euríbor se mantenga en torno al 5,4% en los meses de verano, si bien los más pesimistas no descartan la posibilidad de que llegue a tocar el 6%, aunque ninguno pronostica subidas tan acusadas con las de los últimos meses. Desde Renta 4, los expertos no esperan presiones sobre el Euríbor en lo que queda de año, ya que no se prevé que el organismo que preside Jean Claude Trichet vuelva a subir los tipos de interés, teniendo en cuenta que el precio del crudo, uno de los principales componentes que inciden en la inflación, se ha moderado mucho. Por su parte, los expertos de Norbolsa consultados por Europa Press tampoco esperan un nuevo movimiento del BCE para este año, pero incidieron en que el Euríbor se resiste a retroceder por las "tensiones" en el mercado interbancario. "En la medida que la banca no demuestre que el problema va reduciéndose las tensiones seguirán ahí", explicaron.