El Banco Portugués de Investimento (BPI), participado por la española La Caixa, obtuvo un beneficio neto de 193,1 millones de euros en el primer semestre de este año, un incremento del 30% comparado con igual periodo del año anterior. La rentabilidad sobre capitales propios (ROE) fue del 25% en este periodo, según el comunicado enviado a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM). El producto bancario consolidado aumentó el 24,3%, para situarse en 600,1 millones de euros. El margen financiero creció en el 15,2% para alcanzar 328,2 millones de euros y las comisiones aumentaron en el 14,9%, agrega la nota del BPI.