EiDF y Banco Sabadell, a través de Sinia Renovables (división de renovables de BS Capital), han sellado un acuerdo pionero en España para financiar la construcción a gran escala de instalaciones de autoconsumo industrial mediante la modalidad PPA on site, es decir, a través de acuerdos de compra-venta de energía a largo plazo, entre 10-15 años, a un precio fijo pactado. Ante la subida de los precios de electricidad y las previsiones alcistas, el mercado ha puesto de manifiesto la necesidad de impulsar alternativas a la crisis eléctrica con el fin de garantizar precios estables y competitivos para las industrias.

En este sentido, el acuerdo contempla inicialmente la financiación de 18 instalaciones de autoconsumo, por un volumen global de 23,6 MW, de las que EiDF es propietaria a través de seis sociedades diferentes (SPV’s). Con esta operación, valorada en 13,4 millones de euros, Sinia Renovables entra en el capital social de dichas sociedades con un 24,9%.

Estrategias de Inversión

Los contratos PPA’s permiten al cliente financiar su instalación de autoconsumo con inversión cero mediante un acuerdo con la empresa de servicios energéticos con la que se pacta un precio fijo por la energía autoconsumida. La empresa, en este caso EiDF, asume el coste del proyecto de ingeniería, ejecución y mantenimiento de la planta, siendo propietaria de la misma durante el tiempo de duración del acuerdo.  El cliente debe ceder el uso de su cubierta o terrenos anexos en los que se implanta el sistema de autoconsumo. De esta forma, el cliente consumidor obtiene de forma directa la energía producida en la instalación al precio establecido, que se mantendrá invariable durante la vigencia del contrato, logrando ahorros que oscilan entre un 10 y 40 % del precio de compra de energía.

EiDF consolida así la oferta de recursos de suministro energético (PPA’s), adaptándose a los cambios en el mercado de generación, comercialización y consumo. La compañía está potenciando este modelo de explotación o de negocio en el área de autoconsumo, dirigido especialmente a empresas con grandes consumos de energía.