El Deutsche Bank, el principal instituto crediticio privado de Alemania, ha registrado en el primer trimestre del presente año pérdidas de 141 millones de euros, tras un superávit de 2.100 millones de euros el pasado año. Las pérdidas son las primeras que registra el citado banco en cinco años y se deben a la crisis financiera internacional, que han gravado entre enero y marzo pasados el negocio de Deutsche Bank con 3.700 millones de euros, 200 millones mas que los anunciados inicialmente. El presidente de la entidad, Josef Ackermann, asegura que "durante el primer trimestre del presente año la situación de los mercados financieros ha sido tan difícil como no lo había sido en la historia mas reciente".
El gran alcance de la crisis financiera, sobre todo, durante el mes de marzo, "ha dejado naturalmente huella en el balance trimestral del Deutsche Bank", añadió Ackermann. Pese a todo, el presidente del citado banco se mostró optimista para el futuro y "convencido de que saldremos mas reforzados que nunca de ella". Los ingresos totales del Deutsche Bank se redujeron a la mitad durante el primer trimestre del presente año frente a las mismas fechas del año pasado, concretamente de 9.600 millones de euros a 4.600 millones de euros. Ackermann subraya que una parte importante de las elevadas pérdidas en el sector de inversiones bancarias pudo ser compensado mediante la venta de participaciones y una reducción de los costes de personal, así como una mejora del negocio con los clientes privados.