BP ha presentado un incremento del beneficio neto del 63,4% en el primer trimestre, bastante por encima de las previsiones de los analistas, impulsado por los elevados precios del crudo, su nueva producción y la mejora del rendimiento de sus operaciones de refino. La compañía, además, aumentó su dividendo del primer trimestre casi un 30% a 6,81 peniques por acción. La segunda mayor petrolera de Europa por capitalización de mercado registró un beneficio neto en el primer trimestre de 7.620 millones o 40 centavos por acción, frente a 4.660 millones o 23,9 centavos por acción, en el mismo periodo del año anterior.
Esta cifra fue superior al consenso, que esperaba un beneficio neto de 5.160 millones. BP apunta que su producción de crudo y gas en el primer trimestre de este año volvió a ser de 3,91 millones de barriles de equivalente de petróleo diarios debido al efecto de tener menos derechos en sus acuerdos para compartir producción. Teniendo esto en cuenta, BP señala que su producción creció un 5% respecto a los tres primeros meses de 2007, en reflejo de la proliferación de nuevos proyectos importantes. Los ingresos totales alcanzaron 89.200 millones, un 43,8% más que los 62.000 millones del mismo periodo del año pasado.