Es "prácticamente inevitable" que haga falta una inyección de fondos públicos frescos en los bancos alemán e italiano, dice el rotativo, que cita a un funcionario de un organismo supervisor. "Estos son los grandes casos".

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha cifrado las necesidades de capital del germano  Commerzbank en 5.300 millones de euros y las del italiano Monte dei Paschi en 3.300 millones de euros. Estas entidades sostienen que obtendrán los recursos por sus propios medios.