El Ibex 35 se descuelga de los números rojos de las bolsas europeas, pendientes del parlamento británico, y del miedo de Wall Street a la desaceleración económica. El selectivo español, y consigue subir un un 0,51%, hasta los 9.229,00 puntos. En el sector bancario se especula con la posibilidad de que el BCE aligere la presión sobre sus rentabilidades. En la energía, el crudo decepciona y pierde fuelle, mientras las divisas están a la expectativa.

 

CaixaBank y Santander impulsan al Ibex 35 que resite al brexit

 

Mientras en los principales selectivos europeos reina la incertidumbre, el IBEX 35 sube un 0,51% hasta los 9.229,00 puntos.

El valor que mejor se ha comportado ha sido Técnicas Reunidas (4,72%), tras la sustancial mejora de estimación sobre su negocio y el potencial de sus acciones que hacía, tras la apertura, JP Morgan. En la parte alta de la tabla también se han situado Mediaset (3,59%) y ACS (2,28%).

En el lado contrario, Inditex (-2,01%) ha liderado los descensos, después de que Jefferies haya retirado el consejo de compra sobre sus títulos y rebajado el precio de las acciones. Enagas (-0,80%) le ha ido a la zaga en los números rojos tras la alerta de Societé Générale sobre el riesgo regulatorio, y Acerinox (-0,75%).

Protagonista ha sido en la jornada el sector bancario en toda Europa, dónde el indicador bancario ha llegado a vanzar más de un 3%. En el Ibex 35 los bancos se animaban, la mayoría de ellos por encima del 2% a primera hora de la tarde. Al cierre,  CaixaBank (+1,5%) y Santander (+1,3%) han sido quienes mejor se han comportados, mientras que BBVA no ha podido resisitirse a las ventas y se deja un- 0,7%, mientras resurgen las dudas en torno a la lira ante las elecciones en Turquía.

Según publica Reuters, el Banco Central Europeo estudia imponer tramos al tipo sobre la facilidad de depósito que ahora mismo tiene un tramo único del -0,4%. El objetivo, según la agencia que publicaba la noticia tras escuchar el discurso del banquero central, Mario Draghi, sería devolver algunos de los más de 7.000 millones de euros anuales que el BCE recauda en intereses de los bancos (ver más).

La volatilidad ha reinado esta jornada en los mercados, en los que tras una apertura muy cautelosa a la expectativa de lo que ocurriese en el parlamento británico respecto al Brexit, las noticias que llegaban del Banco Central Europeo animaba a los selectivos impulsados por los bancos. Sin embargo, el giro a las ventas se producía con la apertura a la baja en Wall Street dónde aumenta el miedo a la debilidad económica.

En el mercado de divisas, las monedas se mantienen a la expectativa a la espera de noticas y el euro a penas cae y se intercambia por 1.1251 dólares; mientras que la libra esterlina desciende un ligero  0.1% y se vende a 1.3201 dólares.

En el de deuda, la prima de riesgo española se estabiliza en los 113 puntos básicos y el interés del bono a 10 años pierde más de cuatro puntos básicos, hasta situarse en el 1.06.

Por su parte, las acciones del sector energético lideraran las pérdidas en el índice S&P 500, tras la caída del petróleo al conocerse el salto inesperado en la oferta de crudo en Estados Unidos. El barril de brent se paga en el entorno de los 67$ mientras que el West Texas se sitúa en los 59,29$. Los inventarios de crudo suben en EEUU en 2,8 millones de barriles, frente a la reducción de 1,2 millones esperada por los expertos, según los datos del EIA.

El miedo a la desaceleración, el mercado de deuda y el día de la marmota en Londres

La atención de los mercados globales se centra en los rendimientos de los bonos a 10 años del Tesoro de EEUU que  han caido  al nivel más bajo desde diciembre de 2017, y los tipos de interés de los bonos alemanes de referencia se hundieron por debajo de cero después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijera que todavía se necesita una política acomodaticia.

Así las cosas, el rendimiento de los tresuries estadounidenses se reduce seis puntos básicos hasta el 2,36%, mientras que el de los bonos a 10 años de Alemania caen seis puntos básicos a -0,08% y los de Gran Bretaña descienden dos puntos básicos al 0,985%.

Los operadores eligieron los bonos en medio de la preocupación por la desaceleración del crecimiento mundial. Los datos recientes muestran la debilidad de la vivienda en los Estados Unidos, las ventas al por menor y el sentimiento de los consumidores, lo que ha provocado un tono más polémico por parte del banco central. Los futuros de los fondos federales están ahora fijando precios en más de 30 puntos básicos de relajación para finales de 2019, lo que sugiere al menos un recorte de un cuarto de punto y posiblemente más.

Según informa Bloomberg, se está extendiendo la especulación de que la Reserva Federal va a considerar la posibilidad de reducir los tipos, y la unidad de Legg Mason Inc. Brandywine Global Investment Management prevé un recorte este año. Stephen Moore, elegido por el presidente Donald Trump para un puesto abierto en el consejo de administración de la Reserva Federal, dijo en una entrevista con el New York Times que el banco central debería reducir inmediatamente los tipos de interés en medio punto porcentual.

Mientras tanto, el Londres, las esperanzas de Theresa May de volver a presentar su acuedo para un tercer intento esta semana se han visto obstaculizadas por el Presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow.

Mientras tanto en Turquía, los inversores se alejan del mercado de  bonos turcos,  ante las maniobras monetarias de su Gobierno para evitar que la lira se desplomeantes de las elecciones, que pondrán a prueba el apoyo al gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.

En Asia, las acciones chinas avanzaron después de conocerse una filtración que sugiere que  Pekín y Washington siguen decididos a desescalar su disputam y ante la percepción de los inversores de que el Gobierno de Xi Jinpin pondrá en marcha medidas de impulso al sistema tras los malos datos macro conocidos a primera hora de la mañana.