El parlamento alemán aprobó hoy los Presupuestos Generales para 2010, que contemplan el mayor endeudamiento de la historia de la República Federal Alemania (RFA), una circunstancia que la canciller alemana, Angela Merkel, atribuyó exclusivamente a la crisis. Tanto Merkel, el miércoles, como el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en la última jornada de debates hoy, anunciaron un "ambicioso" plan de ahorro para los próximos años.