La Comisión Europea ha admitido hoy que el aumento del Índice de Precios de Consumo (IPC) en mayo hasta el 3,7% interanual en la eurozona "no es una buena cifra" y ha reiterado que la inflación es ahora mismo "la principal preocupación" para la economía de los países que comparten la moneda única. "La inflación es nuestra principal preocupación en estos momentos por lo que se refiere a la economía", dijo la portavoz de Asuntos Económicos del Ejecutivo comunitario, Amelia Torres. Ha explicado que "todavía es pronto" para saber si la Comisión deberá modificar su previsión de inflación para el conjunto del año, que ahora es del 3,2%, pero alertó de que "los riesgos siguen siendo al alza".
"Esto demuestra que debemos seguir siendo extremadamente cuidadosos para evitar una espiral inflacionista de precios y de salarios, que no interesaría a nadie, empezando por los trabajadores de Europa", ha asegurado la portavoz. La Comisión ha explicado que el principal factor que explica el aumento de la inflación es la subida de los precios del carburante (un 3,6% respecto al mes anterior), mientras que los alimentos están teniendo ya un impacto menor (0,4% de subida).