El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, instó al Congreso de EE.UU. a tomar medidas adicionales para afrontar la crisis provocada por la ola de ejecuciones hipotecarias que dijo presenta riesgos considerables para la economía del país. "Las elevadas tasas de morosidad y ejecuciones pueden tener un contagio considerable sobre el mercado inmobiliario, los mercados financieros y el conjunto de la economía", dijo Bernanke durante un discurso pronunciado esta noche en una cena en la Universidad de Negocios de Columbia (Nueva York). Insistió en que el hacer todo lo posible para evitar un mayor deterioro de la situación interesa no solo a prestamistas y prestatarios sino "a todo el mundo".
El responsable del banco central estadounidense recordó que la cifra de ejecuciones hipotecarias aumentó un 53% el año pasado e insistió en que el dato va camino de ser todavía más alto este año. Bernanke pidió al Congreso que dé mayor flexibilidad a la Agencia Federal de la Vivienda para ayudar a aquellos propietarios que afrontan el riesgo de perder sus hogares. Solicitó también la aprobación de nueva legislación para reestructurar Fannie Mae y Freddie Mac, dos firmas hipotecarias que cuentan con el respaldo del Gobierno estadounidense, al tiempo que insistió en la necesidad de que ambas firmas recauden nuevo capital. Se espera que la Cámara de Representantes estudie esta semana nuevas medidas para mejorar la situación en el sector hipotecario. "Las condiciones en los mercados hipotecarios siguen siendo bastante complicadas", dijo Bernanke. El responsable de la Reserva Federal (Fed) hizo hincapié en que la elevada cifra de ejecuciones es fruto en parte de la caída sin precedentes en los precios de la vivienda y requiere una acción concertad del Gobierno y el sector privado. "Las políticas realistas del sector público y privado deben de tener en cuenta que las estrategias tradicionales para evitar las ejecuciones pueden no funcionar en todos los casos en el actual ambiente", señaló.