El grupo farmacéutico estadounidense Merck ha anunciado que recortará 1.200 puestos de trabajo de su división comercial en Estados Unidos para reducir sus costes y ganar eficiencia. "Merck da este paso como parte de nuestros ya anunciados esfuerzos para optimizar los costes y mejorar la eficiencia en todos los aspectos de nuestro negocio", según la compañía. Con ocho medicamentos sacados al mercado en EE.UU. desde 2006 y con "un inesperado retraso en la aprobación de uno nuevo, hemos decidido acelerar la consecución de nuestros objetivos de eficiencia cambiando a un nuevo de modelo comercial en Estados Unidos".
La empresa notificará los despidos a los afectados a finales de este mes. Merck, que el primer trimestre del año aumentó su beneficio en un 94% respecto al mismo periodo de 2007 gracias a un acuerdo de distribución alcanzado con la británica AstraZeneca, asegura que la medida es "difícil pero necesaria" y se comprometió a tratar a sus empleados con "justicia y respeto". En el primer trimestre del año, las ventas de la compañía aumentaron el uno% y alcanzaron los 5.822,1 millones de dólares.