El Ibex 35 pone el freno a las caídas, aunque no con demasiado entusiasmo. Tras marcar un nuevo mínimo anual – en los 7.352 puntos- el selectivo de la bolsa española aminora la marcha y, al ritmo del 3,33%, cotiza en los 7.371 puntos a media sesión. Los bancos se erigen como principales culpables de la debacle bursátil – especialmente BBVA y Santander- al calor de nuevas noticias que llegan de la ampliación de la británica HSBC por 14.125 millones de euros. En el resto de Europa, recortes más acusados cuando el euro se intercambia por 1,2586 dólares y el barril de crudo brent cotiza a 45,72 dólares.
Ni un respiro permite las entidades financieras. A pocas horas de conocer si el gobierno estadounidense acudirá al cuarto rescate de la mayor aseguradora del país, AIG, la confianza en los bancos europeos sigue empañada. Quizás tenga algo que ver que la británica HSBC haya anunciado su intención de ampliar capital para obtener 14.125 millones de euros para afrontar la actual situación después de publicar una caída en sus beneficios, que se han situado en 5.725 millones de euros. El efecto contagio se traslada al mercado español, que ve cómo dos de sus grandes entidades – BBVA y Santander- se alistan en bajo el grupo de ‘más penalizadas’ de la sesión. En concreto, BBVA pierde un 5,3% mientras que la entidad que preside Emilio Botín retrocede algo más del 5% a media sesión. Pero no sólo las grandes: Banco Popular y Banco Sabadell también agonizan en un mercado que les castiga con más del 5% de penalización. Con operaciones en el sector bancario, Criteria baja más del 1,87%. La compañía – que este fin de semana anunció una caída del 38,6% en su beneficio- ha anunciado la compra del 4,9% del banco austríaco Erste Bank por 628 millones de euros.

A pocos pasos, el sector energético. Gamesa retrocede más del 4% después de que Goldman Sachs le haya recortado el precio objetivo hasta 17 euros. Iberdrola, con caídas del 3,17% o su filial de renovables (-2,17%) se colocan por encima de los retrocesos que envuelven al sector de la construcción. Y es que de nuevo las recomendaciones negativas se acumulan sobre las compañías del ladrillo. En Ferrovial se ‘clavan’ los ojos de Credit Suisse y Citigroup. La suiza a rebajado el precio de la constructora hasta 31 euros tras reducir la evaluación de BAA y las previsiones para el sector mientras que la firma estadounidense opta por los 40 euros como objetivo y recomendación de comprar. Una y otra son recibidas por la constructora con pérdidas de más del 2,8% a media sesión. Sobre Sacyr Vallehermoso pesa un objetivo de 6 euros- por parte de Citigroup- y una penalización en el mercado de más del 2,7%. Algo más ligera es la caída que experimenta ACS. La compañía que preside Florentino Pérez no tiene ninguna intención de presentar una oferta sobre su filial alemana Hotchief, según ésta, a pesar de que el pasado 26 de febrero la española ejecutó el derivado por el 4,9% del capital, tomando un control del 29,98% en la alemana.

Si el comportamiento de los dos grandes bancos no permite ser optimista, el del resto de pesos pesados no es mucho mejor. Repsol, que esta mañana ha recibido la recomendación de compra por parte de UBS y el recorte de precio objetivo hasta los 13,50 euros, pierde un 1,80% en tanto que Telefónica retrocede un 1,7% y marca los 14,46 euros por acción. Sólo dos compañías logran mantener una ‘calma ligera’ y cotizar con subidas. Acciona suma un 0,3% en tanto que Unión Fenosa apenas se anota un 0,06% de revalorización.

Gráfico Ibex 35




En las filas del continuo español, Viscofan presume de ser una de las pocas que se mantiene en terreno positivo. El fabricante de envolturas para la industria cárnica ha anunciado que espera alcanzar un beneficio neto de entre 57 y 60 millones de euros en 2009, frente a los 51,4 millones alcanzados en 2008. Sus títulos suman un 2,15% y cotizan en los 15,69 euros.

Continuo y Europa


No corren la misma suerte los títulos de Prosegur que pierden un 0,20% después de que Deutsche Bank le haya rebajado hasta 25,8 euros el precio objetivo, desde los 32,6 euros estimados anteriormente. Del 1,57% es la caída de Amper tras registrar un beneficio neto atribuido de 14,7 millones de euros en 2008, lo que supone un incremento del 13% respecto a los 13 millones que alcanzó el año anterior. Con más del 3,5% castigan los inversores de Sniace a ‘su compañía’ a pesar de anunciar durante el fin de semana un beneficio neto de 3.2 millones de euros, un 85% más que un año antes. Con un 4,42% de caída reciben los títulos de Fluidra la rebaja de precio objetivo otorgada por Goldman Sachs. La entidad considera que la compañía debe valer 1,91 euros, un 19% menos de los 2,38 euros en los que cotiza actualmente. Solaria se anota caídas de más del 9% el día que ha anunciado que su beneficio cayó un 90% en 2008, hasta los 5,45 millones de euros lastrados sobre todo por la contracción de la demanda. La caída sólo superada por Prisa que retrocede más del 9,5% el día que Vivendi indica que no hay discusiones con la española sobre Digital +.

Y es que la compañía francesa ha dado a conocer el estado de sus conversaciones tras publicar que su beneficio se redujo un 0,8% en 2008, hasta los 2.603 millones de euros. Cifras que la compañía recoge con caídas del 1,97% y que se representan de forma más acusada en el caso de su índice de referencia: el CAC-40 pierde un 3,13% hasta los 2.617 puntos el día en que la ministra francesa de economía, Cristina Lagardere ha revisado a la baja el PIB galo para 2009, pronosticando una contracción del 1,5% en el mismo. En Reino Unido, HSBC lidera las caídas de un FT-100 que retrocede un 3,28% y cotiza en los 3.704 puntos. La entidad descuenta más del 12% de su cotización a media sesión. El DAX cuenta pérdidas algo más ligeras del 2,42% cuando el Eurostoxx 50 se anota caídas del 3,33% y cotiza en los 1.909 puntos a media sesión. Y todo ello bajo una referencia que deja los precios de la eurozona en el 1,2% interanual, según los datos facilitados por Eurostat. Los precios en los países de la moneda única se recuperaron levemente en el segundo mes del año, después de que en enero la tasa de inflación (1,1%) fue la más baja desde julio de 1999.