Apenas quedan tres días para conocer los resultados de los test de estrés a la banca y las entidades tiemblan. Caídas de más del 4% en los dos primeros días de la semana en la mayor parte de las entidades europeas. Y parece que poco tendrá que ver la nota final del examen. La especulación a la que están sometidos los bancos hace temblar sus cotizaciones…pero deja claras oportunidades. Eso sí, del lado corto.
Un nuevo examen se plantea sobre las entidades europeas. Con la misma intención con el que se planteó hace un año – probar la solvencia de los diferentes bancos – la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicará este próximo viernes los resultados de las pruebas de estrés a las que ha sometido a 91 entidades financieras europeas, que representan el 65% del total de los activos del sector bancario, para probar la exposición crediticia y soberana así como la resistencia de los bancos europeos a hipotéticos escenarios adversos. Moody´s ya lanzó hace una semana la bomba: 26 financieras europeas no pasarán los test de estrés. Admitiendo, eso sí, que las estas pruebas deberían tener una serie de efectos positivos para los bancos, al haber provocado que muchas entidades hayan fortalecido su capitalización y se haya mejorado la transparencia.  Sin embargo, vuelven los temores…y el miedo al suspenso. Pero sobre todo, vuelve la especulación.

Los expertos admiten que entre los resultados habrá triunfos pero también recapitalizaciones e incluso, intervenciones públicas. El nivel de alarma ha saltado esta semana en el sector: bancos italianos cediendo más del 7%, los europeos contabilizando pérdidas superiores al 3% en una sola sesión y españoles con restas de más del 2% en sus acciones. ¿Y todo esto por qué? La explicación más recurrente es que la pérdida de confianza de los inversores se convierte en encarecimiento de la deuda pública, de la que es propietaria la banca. De ahí que el pánico desatado en los bonos a diez años en la economía italiana, española y portuguesa tuviera como consecuencia la caída de los bancos, que además ven cómo se encarece su coste de financiación. Un doble castigo: sufren la subida de la prima de riesgo de la deuda pública del país y la de la deuda de los países a los que están expuestos. Sara C. Suarez-Ibaseta, responsable de fidelización y desarrollo de clientes de CMC Markets expone que “el sector bancario está en crisis, más si pensamos que la mayor parte de la deuda griega está en manos de entidades francesas y alemanas”. La situación “es crítica, está marcada por el pánico que se contagia en los mercados y por eso hay que ser muy prudentes”.  Sobre todo si el BCE decide poner freno  a la especulación.

Bancos italianos…foco de atención

Sin embargo, “el nivel de alarma estuvo fuera de los límites y es complicado explicar por qué cayeron las entidades de forma tan brusca y repentina”, reconoce Nicolás López, director de análisis de MG Valores. Este experto considera que el foco de atención está sobre la banca italiana “que cotiza a 0.3 veces el valor contable. Si pensamos que Bankia intenta salir a 0.5 veces y los bancos españoles cotizan a 0.6 veces, entendemos que los bancos italianos tienen un nivel de valoración alarmantemente bajo que presenta la necesidad de capitalizarse”. Algo a lo que Italia ha mostrado gran resistencia.

En España parece que las aguas están más calmadas, al menos si dejamos de lado las cotizaciones. Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego reconoce que los bancos han capeado el temporal “por la presión anticíclica marcada por el Banco de España para que en momentos como el actual de presiones pudiera haber un colchón de seguridad”. Ahora no se permite que se complete esa presión “por lo que tendremos que ver cómo saldrán los test. La banca española sigue capitalizada, el problema quizás está en las cajas pero también estamos viendo cómo están sacando su negocio a bolsa, lo que permitirá dar más estabilidad a los mercados”. Y los expertos coindicen en que el problema español vendrá de las cajas de ahorros. Patricia Mata, analista de CMC Markets reconoce que “se trata de un mal momento para salir al mercado pero el problema que tienen las cajas es que tienen que salir porque tienen un calendario establecido y nadie les garantiza que si dejan la recapitalización para más adelante la situación vaya a ser mejor”. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney admite que “se podrán contar con los dedos de una mano las entidades que no pasarán las pruebas pero ya han sido señaladas por el Banco de España y el FROB tiene una cantidad preparada para entrar, con lo que creo que España será el único país que enseñe a todas”. Este experto recalca que seguramente habrá entidades alemanas que no pasarán los test pero tendrán dinero de sobra. Otra cosa – prosigue- es la política “porque Merkel está vendiendo que Alemania está bien y, aunque marcha por el lado macro, tiene problemas en su sector financiero”.

BBVA y Banco Santander, posiciones cortas

Lo cierto es que las ventas en los mercados han golpeado por igual a banca italiana, alemana, francesa y española durante las dos primeras jornadas de la semana.

Evolución índice Stoxx Europe 600 Banks


Pero ¿es posible encontrar oportunidades tras los recortes? Los expertos coinciden en que, en caso de abrir posiciones, tendrán que ser del lado corto. Víctor E. Pérez, analista de Ideas de Trading considera que Banco Santander continúa en tendencia bajista “movimiento que se mantendrá en las próximas sesiones con lo que por el momento sólo caben posiciones bajistas acompañando a niveles de soporte”. En el análisis intradía de ambas entidades se puede ver que los dos grandes bancos no consiguieron consolidar por encima de las medias de 200 sesiones y pierden posiciones de forma vertical hasta comenzar a perder los soportes clave de mercado “que se encuentran en 7.43 para el Banco Santander y 7.24 en BBVA”. Un análisis que asegura que el primer paso para que la presión vendedora se reduzca sería una pérdida de momento bajista “que vendría de la mano de una recuperación de la banda superior del hueco de apertura del pasado lunes a la baja que se encuentra en el cierre del viernes pasado; 7,56 en el Banco Santander y 7,52 en el BBVA”. Niveles que por el momento, no se han recuperado.

Pero saliendo de las entidades españolas, ¿por qué no mirar hacia uno de los valores que más penalizados estuvo ayer? Unicrédito- bajo amenaza de rebaja de rating- y con suspensión de cotización incluída durante la sesión de ayer “es muy bajista, ya por debajo del 0.618% de toda la subida iniciada en marzo de 2009, puede comportarse de forma muy volátil”, reconoce Roberto Moro, de Apta Negocios en su blog.  El valor "presenta el siguiente objetivo en la zona de 1,00, que es la proyección mínima del canal bajista en que estaba metido el precio. En todo caso, la volatilidad actual aconseja establecer buenos stop, tanto de beneficios como de pérdidas; el de pérdidas, no por encima de 1,2575".


En Alemania, Deutsche Bank presenta un soporte fuerte en la zona de 35,50-36 euros que de momento ha aguantado. Un nivel que “corresponde también al soporte del futuro del dax aleman en la zona de los 7.000/7.050 puntos. El Deutsche Bank no debería perder esa zona de 35.50 euros, así que si se está comprado en el valor, coloque el stop loss un poco por debajo”, reconoce Miguel Rodriguez, analista de RB Bolsa.



En el caso de BNP Paribas “la primera zona de soporte son los 44/45 euros y, por debajo, nos iríamos a la zona de 40/41 euros”.



Un valor que ha caído en las últimas sesiones “con la excusa de la deuda italiana y los países periféricos”. Por ello, Rodríguez reconoce que las entidades son sólo una opción “para especular a corto plazo”. La clave está en el cuándo.