American Airlines y sus dos principales socios europeos -British Airways e Iberia Líneas Aéreas de España- planean solicitar permiso al gobierno estadounidense esta misma semana para cooperar de manera más estrecha en sus vuelos transatlánticos. Esto permitiría a las empresas hacer frente en mejores condiciones a los elevados precios del combustible y el aumento de la competencia. Para los viajeros, la medida supondría una mayor facilidad para las conexiones de los vuelos y un incremento de los destinos, entre otros factores. Sin embargo, los críticos creen que una cooperación de este tipo dificulta la competencia, lo que lleva a un aumento de los precios y un descenso de las opciones para los consumidores.
La solicitud de AMR Corp American, British Airways e Iberia Líneas Aéreas de España pone de manifiesto el creciente énfasis de las aerolíneas en sus alianzas mundiales. Las tres aerolíneas pertenecen a la alianza Oneworld, en la que participan un total de 10 líneas aéreas y que compite con los 21 miembros de Star Alliance y los 11 integrantes de SkyTeam. El panorama de las alianzas cambia rápidamente. Continental Airlines Inc dijo recientemente que pasará de SkyTeam a Star en busca de mayor volumen de tráfico y alcance mundial de la red. Y el pasado abril se dio luz verde a seis miembros de SkyTeam -entre ellos Air France-KLM SA, Delta Air Lines Inc y Northwest Airlines Corp- para que llevaran a cabo el mismo tipo de cooperación que desean American, BA e Iberia. Las aerolíneas recurren cada vez más a las alianzas para aumentar sus ingresos y reducir los costes. Los tres grupos están aumentando sus esfuerzos para ayudar a las aerolíneas a comprar conjuntamente suministros como carburante, alimentos e incluso tecnología de la información.