Después de la tormenta, llega la calma. O eso es por lo menos lo que dice el refrán. La prensa estadounidense apuntaba este lunes que Estados Unidos y China estaban negociando con la intención de mejorar el acceso de los Estados Unidos a los mercados chinos.

“El devenir de los mercados dependerá de las novedades que vayan apareciendo sobre las negociaciones antes de que entren en vigor los aranceles de Trump. Si se diluyen las tensiones y se alejan las expectativas de una batalla comercial entre las dos mayores economías del mundo, los bruscos movimientos que se han producido en los mercados financieros podrían revertirse y convertirse en fuertes subidas en los mercados de acciones y en el dólar, y en caídas generalizadas en las materias primas”, explica el analista colaborador del broker ActivTrades David Pina.

Wall Street consiguió este lunes su mayor subida desde agosto de 2015 gracias al empuje de las tecnológicas. El Dow Jones cerró con una revalorización del 2,85%, mientras el S&P 500 consiguió alza del 2,72% y el Nasdaq, un 3,26%.

En el caso de las bolsas asiáticas, el Nikkei de Japón cerró la sesión de este martes con un alza del 2,65% hasta situarse en los 21.317 puntos, mientras que el Kospi coreano avanzó un 0,61%, el Hang Seng de Hong Kong un 0,75%, el compuesto de Shenzhen un 1,37 y el Shangai repuntó un 0,33%, estos dos últimos los dos índices de referencia de China.

Las principales plazas europeas también recogen el guante de Estados Unidos y China con alzas. En el Ibex 35 quién más cotiza este movimiento es Acerinox, ArcelorMittal y Grifols, con gran presencia de su negocio en EEUU y además las dos primeras compañías vinculadas al acero, uno de los productos a los que el presidente Donald Trump ha gravado con aranceles a su importación del 25%, además del 10% al aluminio.

Estados Unidos ya ha anunciado, sin embargo, que exime de estos impuestos a la Unión Europea, Australia, Corea del Sur, Argentina y Brasil, mientras que los países del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), México y Canadá, también están protegidos ante estas medidas proteccionistas.

El 60% del resultado bruto de explotación (ebitda) de Acerinox depende de Estados Unidos gracias a su planta de Kentucky, mientras que en el caso de ArcelorMittalun 20% de su ebitda también depende de su mercado estadounidense. La compañía que lidera el indio Lakshmi Mittal emplea a 18.000 personas en 27 instalaciones incluidas minas, plantas de acabado, de fabricación de acero y miniacerías distribuidas en 13 estados del país y el Distrito de Columbia, tal y recoge en su página web.

Acerinox lidera los avances en la bolsa española con una subida del 2,65% hasta los 11,4 euros por acción. En lo que va de 2018, los títulos de la compañía que preside Rafael Miranda se dejan un 4,2%, mientras que en los últimos doce meses se deja un 7,8%. En el caso de ArcelorMittal rebota este martes un 2,45% hasta los 25,5 euros por acción. En las sesiones celebradas este año acumula una caída próxima al 6%, mientras que acumula subidas del 11,4% en el retorno de los últimos doce meses.

Grifols, por su parte, tiene cerca del 60,8% de sus ingresos en Estados Unidos y este primer acercamiento entre el Gobierno de Washington y el régimen de Xi Jinping le viene bien para rebotar un 2,21% en el Ibex 35. Las acciones de la farmacéutica catalana se revalorizan un 0,6% en los últimos doce meses y en lo que va de año caen un 9%.