Jeff Gundlach, fundador de DoubleLine y guru de Wall Street, lo tiene claro: “El efectivo es el rey”. Considera que lo mejor en el momento actual, ante el periodo estacionalmente débil que se avecina en los mercados, es “sentarse y esperar”. Ahora bien, si va a poner el dinero a trabajar “reduzca exposición a Estados Unidos y trasládela a Europa”.

En su última presentación el fundador de DoubleLine, Jeff Gundlach, dejó dos consejos principales para los inversores. Primero, que “el efectivo es el rey” ante el débil periodo estacional que arrancan los mercados. Segundo: “Instó firmemente a deshacer posiciones en el S&P y trasladarlas a Europa”, donde el ‘dinero barato’ seguirá impulsando a las Bolsas.

Señaló que aunque en la Zona Euro los datos apuntan a una economía “en buena forma”, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos en mínimos y los estímulos. Mientras, aunque la macro se ha debilitado en Estados Unidos, la Reserva Federal (Fed) parece centrada en su endurecimiento de la política monetaria.

Así, apuesta por una corrección en la renta variable para este verano, mientras que la rentabilidad de la deuda del Tesoro estadounidense repuntará.

Vea también: "Mientras el Ibex no pierda los 9.623-9.525 puntos no pensamos en caídas de pánico"

Finalmente, añadió: “Estamos incrementando nuestra vigilancia sobre la volatilidad”, pues “hay una gran cantidad de dinero corto en el VIX. Es una apuesta que ha cosechado importantes rentabilidades y está llena de gente, lo que sugiere que los días de baja volatilidad están contados. Probablemente no duren hasta finales de año”.

Su alerta coincide con la de Bill Gross en la última carta a inversores de Janus Henderson. El guru señalaba que “las estrategias que implican reducir el riesgo superarán, en última instancia, a los ‘falsos’ ganadores creados por la impresión de dinero de los bancos centrales”.

Por lo que aconsejaba no sentirse tentados a comprar acciones y bonos corporativos, ante la posibilidad de que Donald Trump no pueda finalmente implementar sus políticas de inversión y fiscales, que se espera impulsen el PIB entre un 3% y un 4%. “Todo los mercados están cada vez en más riesgo”, sentenciaba.

Vea también: Europa tiene los datos, Estados Unidos los máximos de cotización