Suma y sigue. Wall Street marca nuevos récords de la mano de unos resultados empresariales positivos, con especial mención a Facebook. La Fed opta por la cautela y el dólar se debilita, con el euro en los 1,17. Mientras, el petróleo cotiza con ligeros descensos y el barril de Brent se mantiene cerca de los 51 dólares.

Apertura alcista en Wall Street, que lleva a los índices de la Bolsa de Nueva York a nuevos máximos, impulsados por los resultados de importantes compañías como Facebook, Procter & Gamble, UPS, MasterCard, Paypal o Verizon, que han superado las expectativas y suben con fuerza.

Positiva reacción a estas cuentas, obviando las caídas de Twitter (ante el débil crecimiento de usuarios) y a la espera asimismo de las cifras de otros grandes como Amazon o Starbucks, que se conocerán tras el cierre.

Buena recepción también de la decisión de la Reserva Federal (Fed) de mantener los tipos sin cambios, con un comunicado, apunta Daniel Pingarrón, de IG, “que no incluyó muchos cambios, pero fue interpretado como dovish. Especialmente porque dejó caer que la inflación se está alejando del objetivo y que la reducción del balance comenzará en algún momento ‘relativamente pronto’, esto es, que no va a haber demasiada prisa en proceder a ello”.

Vea también: "Los niveles del Ibex son claros: soporte en los 10.402-10.377, y resistencia en los 10.772"

El consenso ha pasado ahora otorgar una probabilidad del 16% para un incremento del precio del dinero en septiembre (antes 23%) y del 50% en diciembre (antes 53%); septiembre u octubre son las fechas que baraja para que el banco central comience a soltar lastre de su abultado balance.

Por otro lado, el mercado pasa de largo del nuevo fracaso de la Administración Trump para derogar el Obamacare e implementar la reforma sanitaria previa al plan de infraestructuras y de impuestos del programa electoral del republicano.

“No pasa nada serio porque la Fed vaya más despacio de lo esperado, que haya algo de ruido político en Estados Unidos que erosione algo el PIB americano y que el euro se aprecie demasiado de manera transitoria. En realidad, detrás de todo eso tenemos un ciclo muy potente y consolidado, con mucha liquidez que presiona los precios de los activos, y poca inflación, lo que evita que los bancos centrales se pongan nerviosos y suban tipos rápido”, explican desde el Departamento de Análisis de Bankinter.

Vea también: Rotamos posiciones y no aumentamos exposición a mercado

Y añaden: “No estamos frente a ningún problema, sino frente a un ‘ajuste fino’ (…) El mercado está muy bien soportado, incluso los bonos… ¡que no deberían!”

Finalmente, en otros mercados, el euro se repliega levemente al filo de los 1,17 dólares. Mientras, el crudo hace lo propio con el barril de Brent cerca de los 51 dólares y el de West Texas de los 49.