La pandemia y la crisis del covid-19 pusieron al sector biotecnológico en el plató de los inversores y también de gobiernos y entidades reguladoras. Por ello, el miedo a regulacionesmás estrictas en el sector pone en jaque a los acuerdos y fusiones características del mismo que se retrotraen a niveles inferiores de 2020 según  James Fontanella-Khan, Jamie Smyth y Nikou Asgari en Financial Times.

El sector ha visto solo 116 acuerdos este año, según Evaluate Pharma, un grupo de datos para la industria, un 18% menos que en 2020 y un poco más de un quinto menos que el promedio de los últimos diez años. El valor total de los acuerdos alcanzados este año alcanzó los 81.000 millones de dólares, un tercio menos que en 2020.

A pesar de los retrocesos en el sector, los acuerdos y fusiones en general ha tenido un año excepcional. Pero las líneas más estrictas para el sector biotecnológico lo paralizan.

¿Cuáles son las nuevas regulaciones?

La industria fue notificada en marzo cuando la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. y sus contrapartes en la UE, el Reino Unido y Canadá dijeron que harían más estricto el escrutinio del sector farmacéutico en general, señalando el alto volumen de acuerdos recientes y el aumento vertiginoso de los precios de los medicamentos.

Los ejecutivos farmacéuticos dijeron que la nueva regulación correría el riesgo de estrangular el ecosistema detrás de las biotecnologías, que están respaldadas por firmas de capital de riesgo cuando a veces son poco más que una idea antes de ser compradas por grandes farmacéuticas.

"Ha sido muy decepcionante porque las fusiones y adquisiciones siempre son un gran catalizador para nuestro sector", dijo Brad Loncar, un inversor en biotecnología. “La posibilidad de una adquisición es siempre una opción de compra que se incluye en la valoración de las empresas de biotecnología. Y si elimina esa opción de compra, sería devastador para nuestra industria".

“Parte del dolor de cabeza para el sector”, agregó Loncar, fue “si los reguladores solo están apuntando a mega acuerdos entre grandes grupos o la adquisición de empresas de biotecnología más pequeñas”.

Grandes y pequeñas trabajan en conjunto

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Históricamente, las grandes empresas farmacéuticas han subcontratado gran parte de la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos a empresas más pequeñas, a menudo nuevas empresas, que son más rápidas y ágiles a la hora de realizar avances médicos de vanguardia.

La fuerte desaceleración de los acuerdos biotecnológicos también contrasta con el resto del sector sanitario. El valor de las transacciones en el sector, que incluye equipos y tecnología de diagnóstico, tecnología y dispositivos médicos, alcanzó casi los 300 mil millones de dólares, aproximadamente un 40% más que en 2020 y el segundo nivel más alto en dos décadas, según datos de Refinitiv.

“Incluso con eso, las compañías farmacéuticas todavía tienen miles de millones de dólares en efectivo porque han sido algunos de los ganadores de la pandemia", dijo James Langston, socio de la firma de abogados Cleary Gottlieb.

Los beneficios de la pandemia en el sector

“Si bien la industria ha experimentado una “consolidación extraordinaria en la última década”, este año muchas empresas farmacéuticas se han centrado en la pandemia, además de lidiar con las dificultades de la cadena de suministro”, agregó Gottlieb.

El banco de inversión SVB Leerink pronostica que los grandes grupos farmacéuticos de EE. UU. y Europa podrían tener 500 mil millones de dólares para implementar en adquisiciones, y Pfizer, Novartis y Johnson & Johnson tendrán el poder de gastar hasta 150 mil millones de dólares, utilizando efectivo y deuda.

Dado que es probable que el impulso de los ingresos de Covid-19 disminuya en los próximos años, muchos grupos farmacéuticos deberán encontrar nuevos motores de crecimiento para 2025, lo que los obligará a buscar acuerdos, según el banco de inversión.

Pero esto depende del enfoque que los reguladores adopten en última instancia hacia la negociación, con la adquisición de Arena Pharmaceutical por 6.700 millones de dólares por parte de Pfizer, que se anunció a principios de este mes, que se convertirá en un caso de prueba.

“Existe una superposición significativa entre las carteras de medicamentos de ambas compañías que se enfocan en enfermedades inflamatorias del intestino, lo que podría generar preocupaciones sobre la competencia”, señaló Andrew Baum, analista de Citi.

“La cuestión clave es si la FTC recién desarrollada encabezada por Lina Khan permitirá que continúe”, añadió Baum.