Las firmas de análisis siguen ajustando cuentas con las compañías del Ibex 35. Este viernes le ha tocado al banco británico HSBC  y el suizo UBS con Aena y al banco de inversión estadounidense Morgan Stanley con la petrolera Repsol.

HSBC aconseja reducir el peso en cartera de Aena, en el Ibex 35 el gestor de los aeropuertos pondera un 2,75%. Los analistas de HSBC ajustan el precio objetivo de Aena desde los 125 euros a los 124 euros, lo que supone un potencial a la baja del 11%. En lo que va de año, Aena acumula una caída del 14,3% hasta los 139,45 euros. 

HSBC y UBS ajustan sus precios sobre Aena y Morgan Stanley rebaja la valoración de Repsol

El banco suizo UBS rebaja el precio objetivo de Aena desde 195 euros a 170 euros por acción, lo que supone un ajuste del 12,8%. Este precio le sigue dando un recorrido al alza del 22% a las acciones de Aena. 

Sus resultados entre enero y septiembre reflejan un aumento de los beneficios del 5,5% hasta los 1.108 millones, mientras que sus ingresos crecieron un 5% hasta los 3.250,4 millones gracias a la evolución positiva del negocio, la disminución del gasto financiero y, en sentido contrario, un mayor gasto por impuesto de sociedades.

La actualidad del gestor de los aeropuertos ha estado marcada en las últimas semanas por la presentación de su plan estratégico hasta 2021, que prevé un 'pay out' del 80%. Es decir, la compañía que lidera Maurici Lucena repartirá un 80% de sus beneficios a través del dividendo en los próximos ejercicios. Los pilares de su plan de negocio pasan por aumentar los ingresos comerciales, el desarrollo inmobiliario en los terrenos adyacentes de los aeropuertos de Madrid y Barcelona y el crecimiento internacional.

Los inversores creen que la ralentización económica de Europa puede contraer el tráfico aéreo y la recuperación de destinos turísticos como el norte de África y Turquía puede frenar la llegada de turistas a los aeropuertos españoles. 

Morgan Stanley rebaja la valoración de Repsol un 13%

En el caso de Morgan Stanley rebaja su valoración un 13% desde los 20,8 euros a los 18,1 euros por acción, aunque este precio le da un potencial alcista del 14,8%.

Este jueves los analistas de Kepler Cheuvreux han rebajado el precio objetivo de las acciones de Repsol de 20,5 euros a 20 euros por acción. Este precio le da un escenario alcista del 28,5%.

La petrolera presentó sus cuentas este miércoles con un beneficio neto en los primeros nueve meses del año se situó en 2.171 millones de euros, un 37% más que en el mismo periodo de 2017 y el mayor obtenido por la petrolera del Ibex 35 en idéntico periodo desde hace diez años. Repsol se benefició en sus resultados de la tendencia al alza del precio del petróleo y también del plan de ajustes aprobado por la compañía.

El beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios, aumentó un 11%, hasta alcanzar los 1.720 millones de euros. El resultado bruto operativo (ebitda) fue de 5.833 millones, un 24% más que en el mismo período del año anterior.

La petrolera reeligió a su presidente Antonio Brufau hasta 2023 y anunció el calendario del dividendo flexible que repartirá en diciembre.