Goldman Sachs da un espaldarazo a la bolsa española, en un momento delicado en el que acumula una revalorización negativa en el año del 2,7%. El banco de inversión estadounidense recomienda comprar las acciones de Iberdrola y eleva el precio objetivo de los títulos de la eléctrica de 6,6 euros por acción a 7,2 euros, lo que supone un potencial de revalorización del 13,5% desde su precio actual en los 6,3 euros.

Los analistas de Goldman Sachs apuntan en un informe que el mercado no está valorando lo suficiente "el potencial de crecimiento de las actividades eólicas en alta mar" de Iberdrola, a pesar de las dificultades en sus "negocios regulados en España" y la reducción de los precios de energía por la generación solar.

 

Momento técnico de Iberdrola según los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión.

 

Los expertos de la entidad señalan que la energía eólica en alta mar (offshore en la jerga del sector eléctrico) podría crecer a ritmos del 17% hasta 2030 y en ese contexto Iberdrola se ha convertido en la tercera compañía en número de subastas ganadas para la explotación de este tipo de parques eólicos.

Goldmans Sachs también apunta en el informe que la reciente fortaleza de las materias primas debería impulsar los beneficios a corto plazo. De igual modo, el banco estadounidense explica que el valor de las acciones de Iberdrola desde el verano pasado acumulan un retroceso cercano al 10%.

 

Sede central de Repsol en Madrid.

 

Este lunes también se ha conocido que la entidad que preside Lloyd Blankfein sitúa entre sus recomendaciones europeas a Ferrovial. En la sesión de este lunes, las acciones de Iberdrola se revalorizan un 3% y las de constructora cerca de un 3,5%.

El banco británico HSBC, por su parte, ha ajustado el precio de Repsol de 17 euros hasta los 17,2 euros por acción, un ligero aumento que representa un potencial de subida del 2,7% en las acciones de la petrolera. 

En los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, que recogen el momento de una compañía según sus últimas 200 sesiones bursátiles, Repsol cuenta con una puntuación de nueve sobre diez y cotiza con tendencia alcista tanto a medio como a largo plazo. El único aspecto que apuntan estos indicadores sobre las acciones de la petrolera que se encuentra en negativo es el volumen a largo plazo, que es decreciente. Ferrovial e Iberdrola cotizan en fase de rebote con una nota de cuatro sobre diez.